México se le atraganta a Brasil
Guillermo Ochoa se encargó de negarle el gol a Brasil, en esta opción le detiene el cabezazo a Thiago Silva.Fabrice Coffrini-AFP/La República
Enviar

México se le atraganta a Brasil

Ochoa con sus intervenciones se encargó de arruinarle la fiesta al anfitrión

Con una gran actuación del arquero Guillermo Ochoa, quien se encargó de mantener su marco en cero, México le sacó un importante empate a Brasil ayer.

201406172211000.a44.jpg
A la pentacampeona del mundo se le atragantaron los aztecas más de la cuenta, por lo que el empate deja a ambos equipos con cuatro puntos y con Croacia y Camerún —que juegan hoy— con la posibilidad de acercarse. Todo abierto para la última jornada.
Lo cierto es que el equipo dirigido por Luiz Felipe Scolari se topó con un rival ordenado y aguerrido, defensivamente muy sólido, e inteligente con el balón que complicó en todo el momento las subidas de Neymar y compañía.
Pero igualmente cuando la verdeamarela logró esquivar el cerrojo defensivo establecido por Miguel Herrera, apareció Ochoa para ahogar el grito de gol de los brasileños.
El arquero, que se dejó el premio al mejor jugador del partido, primero en ganarlo en esta Copa del Mundo, se convirtió en la gran estrella del equipo.
Ochoa atajó a una mano y con un espectacular salto un cabezazo de Neymar que se metía junto al poste a los 25 minutos, y poco antes del descanso paró un tiro a quemarropa de David Luiz, luego de que Thiago Silva bajó el balón con el pecho para dejarlo frente al portero.
Además, coronó su actuación en la segunda mitad, a los 68 minutos, con otra enorme atajada con el pecho en un zurdazo de Neymar, y a pocos minutos del final sacó su mano derecha para tapar un potente cabezazo a quemarropa de Thiago Silva.
México, por su parte, lo intentó al contragolpe y con tiros de larga distancia, en especial uno de Héctor Herrera que obligó a Julio César a volar por todo lo alto.
Pero su deuda fue en ataque, demasiado preocupado por defender, el camino hacia el marco contrario se le hacía siempre muy largo, lo que normalmente le daba tiempo a Thiago Silva o Davis Luiz de llegar a recuperar.
Por su parte, Brasil pecó de falta de magia, Oscar ayer no estuvo tan inquietante y a Neymar le faltó compañía, especialmente porque Scolari al no poder contar con Hulk por lesión optó por Ramires, un jugador muy defensivo.
Conforme fueron pasando los minutos Ochoa y su equipo se sintieron más cómodos y a Brasil le costó cada vez más generar jugadas de peligro, hasta que el 0-0 les dio un punto de oro a los mexicanos y les dejó un sinsabor y muchas preocupaciones a los anfitriones.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios