Enviar

México asesta duro golpe a Los Zetas

201307162221230.i2.jpg
El presidente Enrique Peña Nieto, indicó que "cuando hay coordinación, uso de inteligencia y de tecnología" en el combate al crimen se pueden tener resultados. AFP/La República
El Gobierno mexicano se anotó un importante logro en la lucha contra el narcotráfico con la captura del líder de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, que atribuyó a la "buena coordinación" y al "uso de inteligencia" en la estrategia de seguridad.
En sus primeras declaraciones tras el arresto de Treviño Morales en el noreste del país, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, indicó que "cuando hay coordinación, uso de inteligencia y de tecnología" en el combate al crimen se pueden tener resultados.
Treviño Morales, alias el "Z40", era "uno de los delincuentes más buscados en nuestro país y otras partes del mundo", destacó Peña Nieto, quien desde su llegada al poder en diciembre pasado ha intentado marcar las diferencias de su estrategia de seguridad respecto al Gobierno anterior.
La coordinación entre las instituciones encargadas de la seguridad en los diferentes órdenes de Gobierno es uno de los pilares de la estrategia de Peña Nieto, quien busca reducir la violencia a través del combate de delitos de alto impacto y una política diseñada por regiones.
El máximo dirigente de Los Zetas fue detenido ayer en un operativo de la Marina realizado cerca de la localidad de Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas, junto con otros dos sujetos, al parecer su contador y un escolta.
Treviño Morales, de 40 años, enfrentaba siete órdenes de aprehensión por delitos como delincuencia organizada, homicidio, narcotráfico y lavado de dinero, y está involucrado en 12 investigaciones.
Además, las autoridades mexicanas le atribuyen el secuestro y asesinato de decenas de migrantes en el municipio de San Fernando, en Tamaulipas.
En Estados Unidos, el portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, elogió a México por la captura, que consideró un avance más "hacia el desmantelamiento del crimen organizado", mientras la DEA celebró que el "despiadado liderazgo" del "Z40" haya llegado a su fin.
Sobre una posible petición de extradición del capo, Ventrell no quiso hacer comentarios, a pesar de que el Departamento de Justicia lo acusa desde 2008 de transportar y distribuir cocaína desde México y Guatemala a EE.UU.
Al respecto, el portavoz mexicano de Seguridad, Eduardo Sánchez, dijo que se revisa si hay alguna solicitud de extradición de EE.UU., cuyas autoridades ofrecían hasta cinco millones de dólares por la captura de Treviño.
Sánchez señaló que el capo, quien actuaba con un perfil muy bajo y sólo se desplazaba durante la madrugada por caminos rurales, fue cercado poco a poco por la
201307162221230.i22.jpg
Marina después de meses de estudiar "sus patrones de conducta".
Destacó que lo más importante era asegurar que la aprehensión se "llevara a cabo sin violencia" para evitar que algún civil saliera lastimado y "también proteger a nuestros efectivos".
Sobre un previsible repunte de la violencia a raíz de la captura, precisó que el trabajo de la Marina permite tener "información de posibles movimientos de otros de sus cómplices", por lo que las autoridades están en alerta.
Sánchez consideró "complicado aventurar una conclusión" sobre las repercusión de este golpe en la estructura criminal y destacó que el combate ala delincuencia organizada es una tarea "permanente" del Gobierno que debe realizarse siempre con respeto a los derechos humanos de los detenidos.
Es "muy frustrante" para cualquier fuerza federal realizar una captura y que después, "por fallas en el procedimiento", estos sujetos terminen en la calle, afirmó el portavoz.
El dirigente de Los Zetas no fue presentado ante los medios de comunicación, como solía hacer el Gobierno del expresidente Felipe Calderón (2006-2012), aunque sí se mostraron fotos para que posibles víctimas puedan identificarlo y denunciarlo.


México/EFE

Ver comentarios