Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



GLOBAL


México también tiene un populista

Bloomberg | Lunes 06 febrero, 2017

El político, conocido localmente como Amlo, es el favorito para la contienda presidencial mexicana de 2018. Bloomberg/La República


Para cuando se coloque el último ladrillo en el muro mexicano del presidente Donald Trump, una buena apuesta es que alguien más antagonista hacia Estados Unidos esté en el poder en México. Especialmente si ese alguien es Andrés Manuel López Obrador.

El político, conocido localmente como “Amlo”, es el favorito para la contienda presidencial mexicana de 2018. En sí mismo, este hecho puede no significar demasiado: las encuestas no son confiables, falta mucho para la votación y López Obrador perdió elecciones dos veces en un país que se mantuvo al margen del giro populista latinoamericano y, en cambio, acercó su economía aún más hacia Estados Unidos.
Pero estos argumentos no convencerían a los mexicanos ahora. El impulso hacia Amlo es palpable. Los votantes, en medio de una reacción de rabia generalizada del país, se sienten cada vez más atraídos a los reclamos de un radical fuera del molde que promete poner fin a una relación de “subordinación” a Estados Unidos y reconstruir la economía local.
En otras palabras, Trump —con sus agresivas promesas de reescribir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y cobrarle a México el costo de la construcción del muro— ha creado el clima perfecto para un anti-Trump al sur de su frontera.
“El ganador de hoy en la pelea entre EE.UU. y México: Andrés Manuel López Obrador”, escribió la semana pasada en un tuit Ian Bremmer, presidente de Eurasia Group. “Espero que a Trump le guste la idea de trabajar con él”.
Aunque eso no ocurra, la relación se está tornando tensa, ya que los tradicionales partidos mexicanos se ven empujados en la dirección de Amlo.
Los sentimientos populares son tan fuertes que los políticos mexicanos no han tenido más remedio que sumarse al coro. Campañas por Internet exhortan a los mexicanos a tomar sus vacaciones en el país (“Adiós Disneylandia… Hola México”). Algunos gobiernos y activistas locales piden boicotear los productos de Estados Unidos.