Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Mexicanos indignados dicen que también están hartos del TLCAN

Bloomberg | Miércoles 01 febrero, 2017

"Somos un país tan grande que esto nos ayudará a activar nuestra economía interna", dijo Alejandro Sánchez, vendedor. Bloomberg/La República


El Zócalo, una enorme plaza en el corazón de Ciudad de México, ha sido un lugar de reunión desde tiempos de los conquistadores españoles. Quien la recorra en este momento, encontrará, como era de esperar, un odio intenso hacia Donald Trump.

Pero también descubrirá que los mexicanos están igualmente furiosos con su propio Gobierno por permitir que el presidente estadounidense avasalle a su país. Más aún, muchos proclaman que están hartos del TLCAN. La promesa de Trump de revisar el tratado comercial no es suficiente para ellos. Debería descartarse totalmente.
“Estaremos mejor”, dijo Eduardo Ávila, en una pausa en su trabajo como conductor. Buscó en el bolsillo de su chaqueta de mezclilla para extraer un broche con una cinta que acababa de comprar, ambos grabados con un eslogan que de pronto se ha vuelto muy popular: “Unidos por México. Compremos lo hecho en México”.
Trump y su discurso duro pueden llegar a ser simplemente la inyección de energía que México necesita para reconocer su potencial, dijo Ávila. “Estados Unidos no es el único país en este mundo. ¿Por qué estamos colgados de él como de un cordón umbilical?
La realidad es difícil: Estados Unidos es, de lejos, el mayor socio comercial de México en la medida en que cada año cruzan la frontera productos no arancelados por valor de $584 mil millones.
Trump ha dicho que el TLCAN es “el peor acuerdo comercial de la historia”, pero ha sido una bendición para México en tanto atrajo miles de millones en inversión extranjera, creó una industria automotriz en auge y diversificó fuentes de ingresos para la economía, que anteriormente dependía del petróleo.
Nada de esto cuenta para Alejandro Sánchez, vendedor en los alrededores del Zócalo. Él celebra algo que antes de la elección de Trump era impensable: el fin de décadas de amistad y cooperación económica con Estados Unidos.
"Somos un país tan grande que esto nos ayudará a activar nuestra economía interna”. Hay que darle crédito a Trump, agregó. “Ese hombre hizo algo bien. Nos unió”.
Los mexicanos ya estaban bastante de acuerdo con respecto a su mandatario, Enrique Peña Nieto, cuyos niveles de aprobación se encuentran en el nivel más bajo de todos los presidentes en la historia del país, según el diario Reforma. Esto se debe, en gran medida, a que el Gobierno aumentó un 20% el precio de la gasolina a comienzos del año y prometió otro aumento en febrero, lo cual provocó manifestaciones callejeras.