Método indoloro corrige malformación en el tórax
Enviar

Un joven con deformidad en el pecho, al igual que quien sufre de sudoración excesiva en sus manos, pies, axilas o rostro, tiene ahora la oportunidad de recuperar la normalidad y desarrollarse física y emocionalmente, gracias a tratamientos únicos en Centroamérica y el Caribe, ofrecidos por Toráxica.

La clínica, que opera tanto en el Hospital La Católica como en el Cima, cuenta con un equipo de ocho médicos especializados que brindan los tratamientos correctivos y la rehabilitación psicológica y física requerida en los casos de malformaciones.



Excepto en casos excepcionales, el método no necesita rupturas o cirugías, sino una campana de succión sobre el tórax para obligarlo a salir o en una barrita colocada detrás del esternón para levantarlo.

La otra opción es para el pecho salido, al que se le coloca un compresor que empuja el esternón para hundirlo. Por ese motivo, los adolescentes son los ideales ya que sus huesos están más propensos a ser moldeados

“Emocionalmente estas condiciones dañan mucho al paciente. Son personas que tienden a aislarse porque se sienten feos y esto hasta lleva a altos intentos de suicidio”, dijo Mauricio Arce, fundador de Toráxica.

En cuanto a la sudoración excesiva o localizada, o hiperhidrosis, su causa es desconocida pero se presenta por el exceso de trabajo del sistema nervioso que se manifiesta en las palmas de las manos, pies, axilas o rostro, o bien la combinación de varios.

Poco más del 4% de la población lo padece con una relación de 1-1 entre hombres y mujeres, siendo más frecuente en zonas tropicales.

Hasta la fecha, la clínica ha atendido unos 100 pacientes, en su mayoría jóvenes para el tratamiento de pectus, mientras que para la hiperhidrosis la cantidad supera las 500 personas.

201510202116180.9.jpg


Ver comentarios