Enviar
Messi acabó con el Copenhague
Cristian Bolaños ingresó en la complementaria, mientras que el Twente de Ruiz empató y complica su clasificación
Cuando la calidad grupal no alcanza, aparece la magia individual. El Copenhague de Dinamarca llegó a Barcelona a defender y conservar el liderato del grupo D, pero al frente tuvo a Leonel Messi, que se bastó para llevar a su equipo a una victoria de 2 -0.
Copenhague, donde militan los costarricenses Cristian Bolaños, que ingresó en el segundo tiempo, y Bryan Oviedo, lesionado, vendió cara su derrota y estuvo muy cerca del empate.
Barcelona tuvo un plácido primer tiempo, en el que solo se sintió inquietado cuando el brasileño César Santín pudo haber iniciado una jugada de gol pero incomprensiblemente pensó que era fuera de juego y abandonó el balón ante la sorpresa de los barcelonistas.
Barcelona era poderoso con el control del balón y lo movió con autoridad, a pesar de que el Copenhague mostró grandes cualidades para cerrar todos los espacios y empujar lo máximo fuera de su área donde cada vez que entraba el balón se olía el gol.
La anotación llegó en el minuto 20, tras una veloz combinación entre Piqué, Iniesta y Messi, quien recogió el balón en la frontal y marcó de fuerte disparo (1-0).
Hasta el final de la primera parte, al Barcelona se le anularon correctamente tres tantos (dos a Messi y uno a Villa) y dispuso de numerosas ocasiones de gol que no concretó.
Para el complemento, Barcelona se expuso en exceso por la falta de contundencia, algo que aprovechó el Copenhague, que empezó a crecer y a creer que podía sacar algo más positivo del Camp Nou que una derrota mínima. La jugada que inspiró este estado de ánimo fue un error que cometió Puyol en el marcaje y que habilitó a Dame N’Doye, quien se sacó un durísimo disparo desde la frontal que rechazó el travesaño.
El brasileño Dani Alves desbarató una nueva oportunidad de los daneses, esta vez del costarricense Cristian Bolaños, que a punto estuvo de marcar.
Kvist vio avanzado a Pinto e intentó enviarle un globo que el portero neutralizó sacando el balón por alto. El Barcelona jugaba con fuego hasta que Xavi entró en el campo y su equipo lo agradeció; llegó un palo de Alves y el segundo tanto de Messi, en la última acción del partido.

Cristian Williams y EFE
[email protected]
Ver comentarios