Merkel desactiva amenaza a su cargo con acuerdo sobre refugiados
Aunque el plan acordado el jueves facilitará las deportaciones y restringirá las reunificaciones familiares, el examen que debe aprobar Merkel es que las medidas reduzcan el mayor flujo de solicitantes de asilo que recibe el país desde la Segunda Guerra Mundial. Bloomberg/La República
Enviar

 La canciller alemana Angela Merkel alcanzó un acuerdo con su coalición de socios para administrar el flujo de refugiados hacia Alemania, con lo que apaciguó –por ahora—una riña que ponía en peligro su mandato.
Aunque el plan acordado el jueves facilitará las deportaciones y restringirá las reunificaciones familiares, el examen que debe aprobar Merkel es que las medidas reduzcan el mayor flujo de solicitantes de asilo que recibe el país desde la Segunda Guerra Mundial y fortalezcan el apoyo a su Unión Demócrata Cristiana, que está en el nivel más bajo de popularidad desde la última elección de 2013.
“Me siento fortalecida tras los resultados de hoy”, dijo Merkel en una conferencia de prensa en Berlín el viernes. “Estamos logrando muchas cosas”.
Como el apoyo público a la política de puertas abiertas de la canciller se está reduciendo y los socios europeos de Alemania se muestran reacios a ayudar en la crisis, Merkel estaba bajo presión para resolver una pelea política en su coalición de tres partidos que se intensificó después de los ataques sexuales contra mujeres que tuvieron lugar en Año Nuevo en Colonia.
Sobre la reunión del jueves en la cancillería de Berlín se cernía la amenaza de que la Unión Social Cristiana, partido hermano de la UDC en Baviera, impugnara la política de Merkel ante el tribunal constitucional de Alemania.
El acuerdo, destinado a reducir el flujo de solicitantes de asilo tras recibir más de un millón en el último año, amplía la lista de países considerados seguros para el regreso de los refugiados e impide que las familias de algunos refugiados se les unan en Alemania por dos años, dijo en Berlín el vicecanciller Sigmar Gabriel, que preside el Partido Social Demócrata.
Merkel, Gabriel y el premier de Baviera, Horst Seehofer, que dirigen la USC, forjaron el acuerdo tras semanas de reñir sobre la forma de administrar el flujo, en momentos en que Merkel busca defender los viajes y negocios sin pasaporte en la Unión Europea. Los tres líderes ahora tienen que convencer a sus partidarios de aceptar el acuerdo para poder hacerlo aprobar en el parlamento.
La amenaza de Baviera de demandar al gobierno de Merkel dio lugar a la primera advertencia pública de un político de alto nivel, que previno que la coalición podría fracturarse. Thomas Oppermann, líder de los socialdemócratas en el Parlamento, acusó este martes a Seehofer de tratar de romper la coalición e insinuó que la UDC y el PSD, socio menor de Merkel, tenían suficientes escaños para gobernar sin la USC.
 


 

 


Ver comentarios