Enviar
Merkel visita Israel

Canciller alemana dijo en la Kneset que el Holocausto llena a los alemanes de vergüenza

Jerusalén
EFE

Angela Merkel, canciller alemana, concluyó ayer su visita oficial a Israel con un discurso en el Parlamento (Kneset), donde rindió tributo a las víctimas del nazismo y dijo que el Holocausto “llena de vergüenza al pueblo alemán”.
“La Shoá (Holocausto) nos llena a los alemanes de vergüenza”, pronunció Merkel en alemán, poco después de comenzar su comparecencia con unas breves palabras en hebreo agradeciendo a los presentes “por otorgarme el honor de hablar aquí”.
Su discurso supone la primera ocasión en que un jefe de gobierno extranjero habla en el Parlamento israelí y en que un líder mundial se dirige a los diputados de la Kneset en alemán.
Asimismo, fue el broche de oro de la visita de tres días que efectuó Merkel a Israel, en coincidencia con el sexagésimo aniversario del establecimiento del Estado Judío, que considera a Alemania uno de sus principales aliados en el mundo.
“Este año Israel ve la celebración de su 60 aniversario, 60 años de retos en busca de paz y de gran construcción”, apostilló la canciller, que durante su estancia en el país ha mantenido entrevistas con los máximos dirigentes israelíes.
Acompañada de varios ministros alemanes, Merkel participó en una sesión histórica del gabinete israelí, a la que se sumó la firma de varios proyectos de cooperación bilateral.
En su alocución ante el Parlamento destacó las estrechas relaciones entre los dos países, su visita al Museo del Holocausto de Jerusalén, Yad Vashem, donde precisó que el antisemitismo y el racismo “nunca deben encontrar un lugar en Alemania o en Europa”. “El asesinato masivo de seis millones de judíos, llevado a cabo en nombre de Alemania, han traído un sufrimiento indescriptible al pueblo judío, a Europa y al mundo entero”, subrayó.
A pesar del boicot de varios diputados de los 120 que conforman el Plenario israelí, Merkel recibió una cálida recepción en la sede parlamentaria y, al concluir su discurso, varios minutos de aplausos.
“La responsabilidad histórica forma parte de la política fundamental del país. Esto significa que para mí, como canciller alemana, la seguridad de Israel no es negociable”, aclaró.
Aunque su discurso estuvo jalonado de referencias al pasado, Merkel también mencionó los retos de futuro que afrontan las relaciones israelo-germanas y la situación en Oriente Medio.
El primer ministro israelí, Ehud Olmert, señaló que “las relaciones especiales entre Israel y Alemania son un ejemplo claro de la habilidad de la Humanidad para sobreponerse” a las circunstancias mas penosas.
Durante su visita, Merkel hizo gala de una sensibilidad extraordinaria, consciente de los resquemores que sus palabras, o su sola presencia, despiertan aún en Israel, donde viven unos 250 mil supervivientes del Holocausto y sus descendientes.
Ver comentarios