Mercados bursátiles, barómetros precisos de elecciones en EE.UU.
Cuando las acciones han estado más altas en los meses previos a la votación, el partido en el poder ha ganado el 86% de las elecciones. Bloomberg/La Republica
Enviar

 Para tener una pista de cómo va a resultar una elección presidencial, es una excelente idea darle una mirada al mercado bursátil.
Este tiene un historial de clarividencia que sería difícil exagerar. Desde 1928, las acciones de Estados Unidos han señalado correctamente quién ganará, el partido gobernante o el opositor, 19 de 22 veces, muestran datos compilados por Strategas Research Partners LLC y Bloomberg. Cuando las acciones han estado más altas en los meses previos a la votación, el partido en el poder ha ganado 86% de las elecciones.
Las personas pueden diferir en cuanto a las causas de este fenómeno, pero para la mayoría de los analistas es una cuestión de la influencia que fluye de la economía al mercado y a la mente de los votantes.
Como el índice S&P 500 alcanza un récord, estas son buenas noticias para Hillary Clinton aunque un montón de cosas podrían aún salir mal en el mercado hasta noviembre. El aumento está prolongándose demasiado, por una parte, y algunos analistas se preguntan si el estímulo de la Reserva Federal ha hecho que las acciones se vuelvan una señal menos confiable de la salud económica que en el pasado.
“El mercado es en cierto modo un espejo de la economía y el candidato del partido gobernante cuenta con una ventaja cuando está relativamente saludable”, dijo Crit Thomas, estratega senior de inversiones en Touchstone Investments en Cincinnati, donde la firma supervisa $15 mil millones. “Pero siempre hay circunstancias en las que el mercado puede decir una cosa y no tener el impacto que ha sugerido en el pasado con relación a las elecciones”.Clarividencia envidiable
Por cierto, la reputación de los mercados como pronosticador de la política se vio afectada en junio cuando las acciones de todo el mundo se dispararon antes del referendo británico, solo para caer al mínimo de siete años al elegir los votantes escindirse. Tras subir a apenas puntos de un récord el 23 de junio, las acciones estadounidenses perdieron 5% en los dos días siguientes.
Por supuesto, esto fue rápidamente olvidado y los pronosticadores políticos otra vez enfrentan un S&P 500 en un máximo de todos los tiempos con envidiable clarividencia para designar al ganador.
Las señales demostraron ser exactas en las últimas ocho elecciones, incluida la del 2008, cuando una retirada de las acciones que duró cuatro trimestres precedió a la victoria de Barack Obama, y en 2012, cuando los títulos subieron en cuatro de los cinco meses anteriores a su segundo gobierno.
El mercado ha demostrado capacidad de recuperación al iniciarse un año de elecciones. A lo largo de 10 meses, se abrió camino a través de dos correcciones separadas de 10% y el primer aumento de la tasa de interés realizado por la Fed en casi una década.
Los informes del Gobierno que muestran fortaleza en el sector de servicios y empleo ayudaron a impulsar el avance. Una medida que muestra hasta qué punto los datos económicos de Estados Unidos exceden los pronósticos subió la semana pasada a su más alto nivel desde 2014.


 



Ver comentarios