Mercados latinos tiemblan
Enviar
Mercados latinos tiemblan

Mercados de valores regionales afectados por incertidumbre sobre futuro de economía global

Sao Paulo
EFE

El temor a una recesión mundial pasó ayer nuevamente la factura a las bolsas latinoamericanas, que se adentraron en el terreno negativo en una sesión altamente volátil, reflejo de la turbulencia que sacudió a los mercados asiáticos y siguió por Europa y Estados Unidos.
La incertidumbre por los efectos de una crisis de la que nadie sabe cuándo tocará fondo tiene contra el suelo a las principales plazas de la región, donde las pérdidas se multiplican con la misma velocidad con la que hace sólo unos meses crecían de manera exponencial las ganancias.

Pese a las medidas tomadas por los gobiernos de la región para suavizar el impacto de la crisis y transmitir confianza a los mercados, los inversores sólo quieren saber de vender y nadie piensa en comprar en un ambiente de desconfianza mutua.
Esa situación ha sacudido fuertemente a la bolsa de Sao Paulo, el principal mercado de acciones de América Latina por volumen financiero, cuyo índice Ibovespa perdió ayer otro 6,50% y rompió el soporte de los 30 mil puntos que había dejado atrás en 2005.
El Ibovespa, que parece haberse acostumbrado a los números rojos, quedó ayer en los 29.435 puntos, con lo cual sus pérdidas en este "octubre negro" son del 40,6%, mientras que las del año alcanzan el 53,9%, un escenario impensable el pasado 20 de mayo, cuando navegaba a todo vapor con un récord de 73.516 unidades.
"Es algo real que nadie quiere ahora invertir en la bolsa y eso preocupa, pues el negocio es bien circulante y sin compradores los vendedores se desesperan, venden más barato y dan así pie a la especulación. El miedo de la recesión ya se apoderó del mercado", dijo a Efe el corredor bursátil Rafael Maraba.
Por las mismas penurias pasa la bolsa de Buenos Aires, donde el índice Merval cerró ayer con una baja del 5,67%, en los 839,77 puntos, en una jornada de escaso volumen financiero.
Como si los nubarrones formados en el horizonte por la crisis financiera no fueran suficientes, la reciente decisión del Gobierno argentino de traspasar los fondos de la jubilación privada al Estado ha sido como poner más gasolina al fuego en el que se consumen los precios de las acciones líderes.
El Merval va por las mismas del vecino Ibovespa y en este mes ha perdido el 47,5% en un mercado en donde quien puede trata de deshacerse de los activos del portafolio de las diez Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP).
Tampoco escapa de las penurias el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores, que después de la brasileña es la que más dinero mueve en la región.
Pero pese a la turbulenta jornada de ayer, el IPC logró reducir las pérdidas superiores al 2% que registró en la apertura y cerró con un retroceso de sólo el 0,65%, en las 16.868,66 unidades.
En el mes, el IPC ha perdido el 32,22%, mientras que en el año el saldo negativo es mayor, del 42,88%.
Por las mismas va la Bolsa de Colombia, cuyo indicador de referencia arrancó la semana con pérdidas del 3,16%, que lo dejaron con 6.460,85 puntos.
Al igual que otras plazas de la región la colombiana es golpeada a diario por las bajadas de los precios de las materias primas, en especial del petróleo, que en su caída libre se ha llevado por delante los precios de empresas del sector, como la estatal Ecopetrol y su similar brasileña Petrobras, entre otras.
La crisis en los mercados de materias primas no ha dejado inmune a la Bolsa de Lima, cuyo IGBVL perdió ayer el 5,33% y cerró con 6.038,66 puntos, ya que se trata de un mercado en el que tienen mucho peso las acciones del sector minero.
La rara excepción ayer fue la Bolsa de Santiago, que salvó del ahogado el sombrero con un ligero repunte del 0,18% y 2.347,25 puntos.
La situación es tan caótica que según un estudio divulgado ayer por la consultora Economática el valor de mercado de las 330 empresas de capital abierto de la bolsa de Sao Paulo ha caído este año unos $500 mil millones, cifra superior al Producto Interno Bruto (PIB) de muchos países de la región.

Ver comentarios