Mercados financieros: Los contratos de futuros
Enviar
Mercados financieros
Los contratos de futuros


En el mundo de los mercados financieros ha estado creciendo aceleradamente los llamados contratos de futuros, y los mejores ejemplos al día de hoy son las materias primas cuyos precios se han visto afectados, directa e indirectamente, por el incremento del petróleo. En términos generales, estos contratos se definen como acuerdos válidos para la entrega futura de un activo a un precio previamente acordado. Para algunos críticos en el tema, esta mecánica se ha prestado para la especulación.
Sin embargo, la idea que sustenta el contrato de futuro es reducir el riesgo que conlleva la volatilidad de ciertas materias primas, ante cambios políticos, económicos y ambientales. Un caso de ello se encuentra el sector agrícola, donde un agricultor con un solo cultivo (ejemplo: trigo) depende, para la fijación del precio final, del comportamiento de la cosecha. En este sentido, el agricultor tiene un problema de diversificación que no se puede solucionar fácilmente, ya que toda su riqueza está limitada a lo que logre producir en una extensión de terreno determinado.


Por otra parte, el molinero que depende del productor de trigo, también experimenta una gran incertidumbre ya que está ligado fuertemente al proveedor. En teoría, ambas partes pueden reducir esta fuente de incertidumbre si firman un contrato a plazo, que obliga al agricultor a entregar el trigo cuando recoja la cosecha a un precio acordado con anterioridad, independientemente del precio que dicte el mercado al momento de la cosecha.
Un contrato de futuro es una venta diferida en el tiempo de un activo con un precio previamente acordado. Para ello lo que se necesita es que cada parte esté de acuerdo con el precio final que se cancelará con la entrega de lo pactado. Este mecanismo trata de proteger a las partes de las fluctuaciones futuras en los precios, formalizando y estandarizando los contratos a plazo. La bolsa de futuros también estandariza los tipos de contratos negociables definiendo las cantidades transables, la calidad esperada y las fechas de entrega entre otros.

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]

Ver comentarios