Mercados financieros: Asignación de riesgo en los mercados financieros
Enviar
Mercados financieros:
Asignación de riesgo en los mercados financieros


En este espacio hemos estado insistiendo en la diferencia entre economía real y activos financieros. En términos generales, los activos reales, esto es, los asociados con la economía real conllevan un riesgo que está en función del entorno y la competencia.
Cuando una empresa X construye una fábrica para incrementar su producción debido a mejores perspectivas de ventas o introducción de nuevos productos, existe un rango de incertidumbre sobre el flujo de caja que tal inversión puede generar. Ello a pesar de los estudios detallados con base en herramientas modernas y mediciones sobre mejores prácticas. Sin embargo, recordemos que los factores del entorno son cambiantes y las proyecciones son con base en información del presente y, como todos sabemos, los factores que moldean dicha información están sujetos al cambio constante en el futuro.

Los mercados financieros y los diversos instrumentos que se utilizan para cotizar en esos mercados, permiten que el inversionista con una mayor tolerancia al riego asuma este como una apuesta para obtener mejores rendimientos a futuro, contrario a los que se caracterizan por asumir un riesgo menor, quienes, normalmente, deciden quedarse al margen.
En nuestro ejemplo, la empresa X consigue los fondos necesarios para construir la fábrica mediante la venta de acciones (mercado que en nuestro medio está poco desarrollado), y venta de bonos al público, lo inversores más optimistas apuestan a las acciones, mientras que los más conservadores tienden a preferir los bonos, ya que estos prometen un pago fijo. Así, los accionistas son los que terminan asumiendo un mayor riesgo que se vería compensado por el rendimiento de las acciones, además del “plus” que se refleja en un posible aumento de su valor.
Por lo tanto, los mercados de capital hacen que el riesgo inherente a todas las inversiones sea soportado por los inversionistas que quieren asumirlo. Esta asignación de riesgo, también beneficia a las compañías que requieren capital para financiar sus inversiones. Cuando los inversores pueden seleccionar tipos de valores con características de riesgo/rentabilidad acorde con sus preferencias, cada valor se puede vender al mejor precio posible. Esto tiende a facilitar el procedimiento de acumulación de activos reales en la economía.


Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]

Ver comentarios