Enviar
Mercados emergentes afrontan duras pruebas

Panorama internacional genera incertidumbre acerca del futuro de algunas plazas financieras no tradicionales

Betzi Villalobos
[email protected]

Los mercados financieros emergentes —entre ellos China, India, Rusia y Brasil— están sufriendo de igual forma los embates desencadenados por la crisis financiera mundial que se originó en Estados Unidos.
La inestabilidad consecuente que se vive en las bolsas internacionales, unida a la gran dosis de inseguridad que poseen en estos momentos los inversionistas, hacen dudar del crecimiento que reportaban los mercados emergentes.
Ante esta situación, INVERSIONISTA consultó a Augusto Martín, director de Desarrollo de Negocios de Credit Agricole Asset Management en España.
Credit Agricole es un banco francés, que dispone de una red de más de 9 mil oficinas en Francia y más de 21 millones de clientes.


¿Cuán fuerte podría ser el impacto sobre los mercados emergentes que empezaban a mencionarse como una de las apuestas más atractivas de inversión?
En los últimos meses se ha dado una convergencia de factores que han provocado que los mercados de renta variable emergente se enfrenten a procesos de ventas masivas con la consecuente caída en los precios de las acciones.
Según todas las previsiones, las grandes economías emergentes reducirán su crecimiento en 2009, aunque en todo caso, según el pronóstico del Fondo Monetario Internacional (FMI) se espera que crezcan aun a tasas muy respetables. En términos agregados las economías emergentes crecerán en torno al 3%. A nivel desagregado China volverá a superar el 9%, India rondará el 7%, Rusia crecerá en torno al 5,5% y Brasil llegará al 3,5%.

¿Cuáles mercados emergentes considera que podrían resistir de mejor forma, el tornado financiero que se observa en el mundo?
Según el FMI, América Latina reducirá su tasa de crecimiento en mayor medida que Europa Central y que Asia. Respectivamente esta reducción será del 1,5%, del 1,1% y del 0,6%. El caso de latinoamérica se explica por sus mayores relaciones comerciales con Estados Unidos. En Europa Central hay temores de que las condiciones crediticias se endurezcan por la exposición a filiales de entidades bancarias procedentes de Europa Occidental. En Asia se considera que China puede compensar parcialmente la pérdida de inercia en su crecimiento.

En el mercado español hay una fuerte participación en fondos emergentes, tanto de mercados latinos como de países del Este de Europa, ¿cómo se han visto afectados estos fondos?
La categoría fondos emergentes es la que mejor ha resistido la crisis en términos de volúmenes durante los últimos 12 meses en lo que se refiere a fondos internacionales. Para el futuro próximo podemos esperar un comportamiento igualmente positivo en términos relativos.

¿Considera que ya se vivió el efecto total de la turbulencia internacional?
Creemos que no. Las turbulencias de las últimas semanas han acabado con la poca confianza que quedaba en el sector empresarial, con el efecto sobre los indicadores de confianza, los proyectos de inversión y la caída en el consumo de los hogares. Cuanto más dure la sequía de los mercados de crédito, más se acentuará la precaución de los agentes económicos. Sin embargo, parece que las medidas tomadas durante las últimas semanas van en buena dirección.

¿Cómo ven ustedes el efecto que pueda generar la crisis en las plazas financieras latinoamericanas?
Todo va a depender del impacto de las medidas aprobadas durante los últimos días. Si los mercados interbancarios restablecen las condiciones de liquidez, es posible que la profundidad de la desaceleración se vea limitada. En otro caso es previsible que se mantenga la tendencia de reducción de los flujos de capitales del mundo desarrollado a los países en desarrollo y por tanto a Latinoamérica.

¿Qué podrían esperar los inversionistas para los próximos meses? ¿Qué opciones de inversión les recomendaría?
En el corto plazo es previsible que los mercados de renta variable se mantengan muy volátiles.
En el mediano plazo, tenemos una opinión favorable sobre compañías vinculadas a la agricultura, porque más allá de la corrección en los precios de las materias primas los factores subyacentes de oferta y demanda se mantienen y deberían favorecer las compañías expuestas a esta actividad.
Finalmente hay un activo no clásico que es la volatilidad sobre el que estamos muy positivos, creemos que la volatilidad va a seguir siendo alta en el futuro próximo.



Ver comentarios