Enviar
Mercado Integrado de Liquidez provoca enfrentamientos
Mientras que el mecanismo le permite al Central controlar la oferta de dinero, representantes de puestos de bolsa y sociedades de fondos critican que la entidad pueda organizar la actividad bursátil

Víctor Sanabria
[email protected]

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) se encuentra en una etapa de transición hacia una nueva estrategia de intervención en el mercado de dinero.
Para ello, desde agosto la autoridad impulsó el Mercado Integrado de Liquidez (MIL), el cual según criterio de la entidad constituye una pieza fundamental para la adopción del esquema de metas de inflación.
No obstante, ya las críticas se hicieron escuchar, pues representantes de los puestos de bolsa y de las Sociedades Administradoras de Fondos de Inversión (Safi) aducen que el BCCR se está involucrando en funciones que no le competen, como organizar el mercado bursátil.
Y es que ahora el MIL unifica un escenario en el que todos los entes del sistema financiero regulados pueden ofertar y demandar liquidez, inclusive el mismo Central. Anteriormente los bancos intercambiaban dinero entre sí, mientras que los puestos de bolsa lo hacían igualmente solo entre entidades de la misma naturaleza.
“La intervención diaria que hará el BCCR en el MIL estará enfocada en drenar o inyectar liquidez en el mercado financiero cuando las condiciones lo requieran y así evitar desvíos significativos de la tasa de interés promedio en este mercado respecto a la Tasa de Política Monetaria”, comentó Mariano Segura, economista del Departamento de Análisis y Asesoría Económica del Central, quien agregó que la participación del ente es diferente a la de un intermediario bursátil, pues no presta ningún servicio de administración de liquidez a terceros, ni genera rentas derivadas de un servicio bursátil.
De esta manera es que dicho mercado pretende darle mayores grados de libertad al Central para la gestión de la liquidez y manejo de la tasa de política monetaria, para que se convierta en el principal instrumento de control.
“Para el Banco Central resulta vital participar en el mercado de dinero con el fin de ejecutar y transmitir su política monetaria, a través de la fijación de tasas de interés de corto plazo, que en lo sucesivo (al menos en teoría) se reflejaría sobre la estructura de tasas de interés”, explicó Allan Marín, gerente de BAC San José Safi.
En parte por ello es que el nuevo mercado es criticado.
“Estará funcionando –el banco central- como una bolsa de valores. Es lamentable la decisión del Central, ya que con esta medida en un mercado tan pequeño como el nuestro, se está sepultando la posibilidad de desarrollar el mercado de valores”, señaló Danilo Montero, gerente de Interbolsa.
En resumen, en el MIL todos los entes supervisados y fiscalizados por la Superintendencia General de Entidades Financieras, la Superintendencia General de Valores, la Superintendencia de Pensiones y la Superintendencia General de Seguros pueden participar como oferentes y demandantes de recursos, interactuando o bien participando como contrapartes del BCCR.
“Los intermediarios financieros se verían afectados de forma indirecta. Es una lástima no haber aprovechado la oportunidad para crear una plataforma donde en la práctica, y no en los reglamentos del Central, puedan interactuar los diferentes participantes de los mercados de liquidez”, dijo José Rafael Brenes, gerente de la Bolsa Nacional de Valores.
Entre los actores que se verían afectados destacan los de la industria fondos de inversión, de acuerdo con los críticos.
Ello porque este tipo de fondos solo podrían participar en este mercado captando recursos, pero no pueden invertir en los valores que se transan en este mercado.
Los fondos de pensión también serían víctimas. Esto porque al ser la meta del Central el control de la liquidez, se corre el riesgo de que el precio de los títulos ofertados en el nuevo mercado no posean los precios adecuados, aseguró Montero.

Ver comentarios