Enviar
Mercado de swaps pierde estigma
Mayor índice de confianza y leve mejoría económica borran las señas catastróficas de

Un año después de la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc., los contratos de permutas sobre riesgo crediticio han perdido su estigma de catástrofe y están contribuyendo a la creciente confianza en los mercados crediticios.
El costo de protegerse de una quiebra de Goldman Sachs Group Inc., con sede en Nueva York; de Bank of America Corp., con sede en Carolina del Norte, y de otros 12 grandes operadores de derivados cayó un 66% en los últimos seis meses, según un índice de “swaps” (permutas) compilado por Credit Derivatives Research LLC.
Mientras Estados Unidos batalla con la recuperación más lenta desde 1945, la confianza en un mercado donde los inversores se protegen de impagos y se especula sobre deuda empresarial es la más alta desde junio de 2008.
Las permutas sobre riesgo crediticio (CDS) empeoraron la mayor crisis financiera desde los años 30, debido a que la caída de Lehman y American International Group Inc., dos de los mayores operadores, causó la congelación del crédito.
Ahora, Wall Street está acelerando las reformas que el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, inició en 2005 cuando era presidente del banco de la Reserva Federal de Nueva York, para aumentar la transparencia en un mercado que los legisladores planean regular.
“Un mercado de permutas sobre riesgo crediticio que funciona correctamente contribuye a un aumento más eficiente del crédito” al dar a los inversores y a los bancos la confianza en que el sector no explotará, dijo Alexander Yavorsky, analista senior en Moody’s Investors Service en Nueva York. Las consecuencias de la quiebra de Lehman “fueron astronómicas, en líneas generales, pero el mercado de CDS funcionó bien”, dijo.
Los bancos han tenido un acceso sin paralelo al efectivo después de que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben S. Bernanke, redujera el tipo objetivo para los préstamos a un día entre bancos a un rango del 0% al 0,25%, desde el 5,25% en 2007.
La Fed y el Gobierno gastaron, prestaron o comprometieron $12,8 billones para reanimar la economía.
Además de apoyar a los bancos reduciendo los tipos y proporcionando financiación para préstamos problemáticos, Bernanke tuvo éxito en el objetivo de reducir este año el costo del crédito para los consumidores.
El diferencial entre el costo de financiación para empresas estadounidenses con grado de inversión y el del Gobierno se estrechó a 242 puntos básicos el 11 de setiembre, el margen más estrecho desde febrero de 2008, y por debajo del récord de 656 puntos básicos del 5 de diciembre, de acuerdo con los índices de Merrill Lynch & Co.
La caída significa que una empresa ahorraría $41 millones en intereses anuales sobre $1.000 millones en bonos vendidos.
Los tipos sobre las hipotecas a 30 años son de media 1,82 puntos porcentuales superiores a los de los bonos a diez años, e inferiores a los 3,27 puntos porcentuales en diciembre, según Bankrate.com., con sede en North Palm Beach, Florida.
Por su parte, la confianza en la economía mundial mantuvo un máximo sin precedente en setiembre después de informes que sugirieron que la recesión había terminado y los funcionarios dijeron que no se apresurarán a retirar el estímulo, mostró una encuesta de usuarios de Bloomberg en seis continentes.
El Indice de Bloomberg de Confianza Global entre Profesionales subió a 58,54 este mes de 58,12 en agosto. El índice excedió las 50 unidades por segundo mes, lo cual significa que los optimistas superaron en cantidad a los pesimistas. Además, las medidas de confianza en Francia y Alemania se dispararon.

Bloomberg
Ver comentarios