Mercado corporativo impulsa oferta hotelera de lujo
“Nuestro principal objetivo es buscar una simbiosis entre la hotelería de lujo y la sostenibilidad”, dijo Hans Pfister, presidente de Cayuga Collection. Esteban Monge/La República
Enviar

La oferta hotelera de lujo creció para atraer a un turista más conocedor y exigente en su demanda por servicios de alta calidad, que en el caso de Costa Rica se mezclan con el liderazgo en biodiversidad y ecoturismo.
En los últimos años, hoteles como The Mangroove y Dreams Las Mareas, en Guanacaste; Altagracia en Pérez Zeledón, o Royal Corín en La Fortuna de San Carlos, elevaron los estándares para responder a la categoría de cinco estrellas.
El incremento de multinacionales o empresas de capital extranjero también influenció esta tendencia, tanto para la celebración de reuniones o eventos como para el disfrute de los ejecutivos que visitan el país para hacer negocios.


“El turismo corporativo ha crecido y en el país tenemos un segmento importante de estos visitantes, sumado a que Costa Rica siempre ha sido un destino sofisticado, desde los años 90 y comienzos de 2000, por lo que quien viene es un turista que ha viajado y conoce mucho”, dijo Gustavo Araya, presidente de la Cámara Costarricense de Hoteles.
En 2010, el país tenía unos 115 hoteles entre cuatro y cinco estrellas, concentrados en su mayoría en Guanacaste, el Valle Central y el Pacífico Central.
Actualmente, la oferta aumentó a unos 270 hoteles y más de 16 mil habitaciones, incluyendo dos en la región del Caribe.
No obstante, esta clasificación otorgada según un manual de estrellas del Instituto Costarricense de Turismo (ICT), ha perdido fuerza conforme los comentarios de los viajeros a nivel mundial ganan peso.
Hoy día TripAdvisor tiene mayor influencia entre los turistas que buscan un hotel y se guían por las experiencias de otros que ya visitaron el establecimiento.
Pese a que los hoteles de lujo no tienen el mismo estándar a nivel mundial, ya que cada país cuenta con sus propios lineamientos, TripAdvisor, Trivago y otras redes están unificando los criterios, agregó Araya.
No obstante, el lujo está caracterizado por la atención, cantidad y calidad de los servicios que ofrece el hotel, lo cual va desde el espacio para las piscinas, los programas de animación o entretenimiento, las salas de eventos y reuniones, la calidad de los shows, el cuidado de niños, salones para ejercicios, spa, tratamientos y la oferta en sus restaurantes.
En cuanto a las habitaciones, destacan por su espacio, comodidad, decoración, paisaje o los servicios al huésped, además de la atención personalizada las 24 horas del día.
También, dada su amplia capacidad y la cantidad de servicios, son muy buscados para realización de eventos o reuniones.
Por ejemplo, el hotel Gaia en Quepos se enfoca en un segmento de lujo, pero combinando la sostenibilidad con la máxima calidad y servicio para el cliente.
La cadena Cayuga Collection, compuesta por ocho hoteles, trabaja el lujo de una forma diferente, orientada a la sostenibilidad, pero también a la experiencia única de cada uno de sus clientes.

201607102125000.p9-hoteles-rec.jpg


Ver comentarios