Mercado bursátil amenaza a economía peruana
El volumen de operaciones bursátiles en Perú se ha derrumbado un 70% desde 2007, pero hace apenas dos años que empezaron a tomarse medidas para impulsarlo, entre ellas bajar los costos de las transacciones y regular los trusts de inversión inmobiliarios. Bloomberg/La República
Enviar

 Durante más de una década, Perú ha sido una estrella en ascenso entre las economías emergentes debido a su rápido crecimiento, la reducción de la deuda pública y la saludable expansión de sus reservas internacionales, por todo lo cual se le ha considerado uno de los países más solventes de Latinoamérica.
Cuando se derrumbaron las materias primas, Perú, al igual que sus vecinos, se vio fuertemente afectado.
Se redujeron los presupuestos gubernamentales, aumentó el desempleo y declinaron las exportaciones.
Pero además pasaba otra cosa, y nadie reaccionó: la cantidad de compañías de dimensiones suficientes para mantener el mercado bursátil de Lima en la categoría “emergente” disminuía de manera peligrosa.
Hace cuatro años eran cerca de una docena, mientras que ahora hay apenas tres.
El resultado es una posible catástrofe: una probable rebaja para junio del mercado bursátil de Lima a la categoría de “fronterizo” por parte de MSCI Inc., cuyos índices son la referencia para más de $9,5 billones de activos en todo el mundo.
Si Perú cae a la categoría de países como Kazajistán, los inversores internacionales podrían ignorarlo, lo que significa que miles de millones de dólares podrían abandonar los fondos de inversión.
“Las autoridades acaban de despertar”, dijo César Álvarez, jefe de economía y finanzas de la escuela de negocios Centrum Católica en Lima.
“Necesitan prácticamente un milagro para que aumenten las operaciones en momentos en que la confianza de los inversores está por los suelos. La probabilidad de pasar a la categoría fronteriza es muy alta”.
El principal índice bursátil de Lima bajó un 33% el año pasado, el peor retorno del mundo después del de Ucrania.
El promedio de los volúmenes diarios de operaciones fue de $15 millones en los primeros 11 meses de 2015, la mitad del nivel de igual periodo de 2012, a pesar de que el crecimiento económico de Perú, que durante más de diez años fue el más rápido de América Latina, da muestras de estar recuperándose de la caída de las exportaciones de metales.
Algunos han responsabilizado al gobierno del presidente Ollanta Humala, que asumió en 2011.
Señalan que el volumen de operaciones bursátiles se ha derrumbado un 70% desde 2007 pero que hace apenas dos años que empezaron a tomarse medidas para impulsarlo, entre ellas bajar los costos de las transacciones y regular los trusts de inversión inmobiliarios. Solo después de un ultimátum de MSCI en agosto el gobierno aprobó la eliminación de un impuesto del 5% a las ganancias bursátiles, que entró en vigor el 1° de enero.
Los críticos dicen que las medidas son escasas y tardías. Alfredo Thorne, fundador de Thorne&Associates, una firma de análisis, y miembro del directorio de la Bolsa de Valores de Lima, dijo que hay una larga lista de medidas que el gobierno debería haber instrumentado para atraer a los inversores y alentar a las compañías a vender acciones: permitir la venta de acciones por parte de compañías estatales, eliminar las restricciones a la forma en que los operadores atraen capital privado y crear nuevos valores para impulsar la negociación de bonos empresariales. Por otra parte, la reducción de los impuestos a los aumentos de capital solo se aplicó a las acciones y no a otros productos.

 

Ver comentarios