Enviar
Mercado teme insuficiencia de deuda pública

Las necesidades del mercado bursátil y de fondos de inversión superarían la expectativa de colocación del Gobierno Central

Daniel Chacón
[email protected]

La Tesorería Nacional informó al mercado su plan de captar ¢350 mil millones durante el primer semestre de 2009 para financiar sus necesidades.
Vencimientos focales en marzo y mayo de títulos de deuda externa estarían presionando al Ministerio de Hacienda para conseguir esos recursos.
Como respuesta, las fuentes de captación de dinero surgen oportunas para el resto del año, aunque se teme que no satisfagan las expectativas de los demandantes de papel.
Una opción es el ingreso de $150 millones por la compra en bonos que hizo el gobierno chino. Además, las autoridades adquirieron un préstamo por $700 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial.
Una tercera fuente sería la emisión de instrumentos de deuda. Solo las Operadoras de Pensión Complementaria (OPC) requerirán comprar al menos ¢790 mil millones este año, cifra que suma los nuevos aportes, vencimientos y retornos producto de los títulos que se vencen este año.
A esto habría que sumar las necesidades de otros inversionistas institucionales como la Caja Costarricense de Seguro Social, el Poder Judicial y demás participantes de mercado.
“Es claro que el negocio de Hacienda es financiarse a bajo costo y el nuestro comprar instrumentos baratos que generen mejores rentas. Ante ello, nosotros esperaríamos que la colocación fuera mayor, y nos preocupa que la última vez que anunciaron el plan de colocación, solo cumplieron el 16%, situación que nos obliga a replantear las inversiones”, comentó Alejandro Solórzano, presidente de la Asociación Costarricense de Operadoras de Pensiones.
Las OPC tienen la obligación normativa de diversificar sus inversiones, pero estas limitantes en instrumentos de inversión locales los obligaría a replantear estrategias, sumando la incertidumbre de cuál será el porcentaje real de deuda que colocará el Ministerio de Hacienda en el mercado.
En el sector bursátil la situación es similar. La demanda de papel por parte de los inversionistas aumentó especialmente en los instrumentos a corto plazo, y la estrategia tradicional de colocación del sector público se ha orientado a periodos que van desde los 3 años para lograr una mejor diversificación de los rendimientos.
Como respuesta a esta necesidad, un 35% de los ¢350 mil millones será bonos de corto plazo, 45% de mediano y 20% de largo plazo, según José Adrián Vargas, Tesorero Nacional.
Ver comentarios