Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



SUPLEMENTO COPAPROSE 2018


Mercado de Seguros en Costa Rica ante grandes oportunidades

Redacción La República [email protected] | Jueves 19 abril, 2018


Después de 84 años de existencia del monopolio de Seguros, en setiembre del año 2008 se aprobó la Ley 8653, denominada Ley Reguladora del Mercado de Seguros, siguiendo las exigencias del recién aprobado Tratado de Libre Comercio y las corrientes mundiales sobre globalización.

Es oportuno hacer un paréntesis e indicar que el monopolio que se le encomendó al Banco Nacional de Seguros en 1924 y posteriormente al Instituto Nacional De Seguros en 1949, estuvo inspirado en un sentido estrictamente social, que buscó siempre una distribución equitativa de los beneficios generados por la industria de los seguros y coadyuvar con la estabilidad socioeconómica de la débil estructura financiera del Estado en los albores del siglo XX. También se le asignó a la nueva institución la administración y soporte del Régimen de Riesgos del Trabajo y el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Costa Rica.

Pero, no fue suficiente la aprobación de dicha Ley en 2008, dado que se debió crear toda una estructura de supervisión, que inició con la conformación de la Superintendencia General de Seguros y el establecimiento de un marco regulatorio acorde con las corrientes internacionales. Ligado a lo anterior, en el año 2011 se aprobó la nueva Ley Reguladora del Contrato de Seguros, que vino a sustituir la vigente desde al año 1922.

En el próximo mes de agosto se cumplirá la primera década desde la apertura del mercado y sin lugar a duda el gran beneficiado ha sido el consumidor de seguros. Trece aseguradoras, 29 agencias, 33 sociedades corredoras, 2.178 agentes, 552 corredores y 104 empresas expendedoras de seguros autoexpedibles lo demuestran.

El producto, los precios y el servicio han mejorado considerablemente y la sociedad se ha visto beneficiada como un todo.

No obstante lo anterior, todavía hay mucho que hacer y se requiere un esfuerzo coordinado entre todos los sectores involucrados (CONASSIF, SUGESE, aseguradoras e intermediarios de seguros) para lograr que el seguro en Costa Rica alcance niveles similares a los países más desarrollados.

Por ejemplo:

Cierre de la brecha de protección que es la diferencia entre las pérdidas sufridas colectiva o particularmente al momento de un evento, comparadas por las pérdidas efectivas cubiertas por los seguros.

Incremento de la participación del seguro dentro del Producto Interno Bruto de Costa Rica, que a 2016 alcanzó el 2,1%, el cual aún se considera muy bajo y muestra un alto grado de capacidad de crecimiento para el mercado. La media en América Latina es de un 3,1%, de modo que Costa Rica está casi un tercio por debajo y con relación a la media mundial es de un 6,1%, nos encontramos con que la capacidad de crecimiento es casi de tres veces.

Difusión de una Cultura del Seguro a nivel de toda la sociedad, haciendo énfasis en los centros académicos, empezando por la secundaria y acentuando en las aulas universitarias. En Costa Rica el tema de la Gerencia de Riesgos y los seguros es casi nulo en los programas educativos, ignorando que nos encontramos en una región de altísima exposición a catástrofes naturales como temblores, terremotos, huracanes, inundaciones, erupciones volcánicas y similares.

Se debe crear un balance entre las disposiciones regulatorias y la efectividad de las medidas de supervisión y control, con el fin de no encarecer innecesariamente el costo de los seguros y permitir una mayor inclusión en todos los niveles económicos de la sociedad.

Las nuevas corrientes en materia cibernética, obligan a la industria de los seguros a reinventarse y adaptarse a las necesidades de la sociedad, cada vez más cambiantes y complejas.

En el XXVII Congreso de la Confederación Panamericana de Productores de Seguros (COPAPROSE), organizado por la Cámara de Intermediarios de Seguros de Costa Rica (CIS), nuestro objetivo es hacer un recorrido por las corrientes mundiales que están imponiéndose y que deben ser tomadas muy en cuenta. Es una era de retos y oportunidades que debemos enfrentar.

Más de 350 participantes de 15 países se reunirán durante dos días para compartir conocimientos y experiencias en procura de este gran objetivo.

Marvin Umaña B.
Presidente CIS