Menos gasto y mayor eficiencia
Enviar

Si los gerentes de las instituciones del Estado hicieran un estudio de necesidades y rendimiento de su recurso humano para ser más eficientes con menos funcionarios, la población comenzaría a beneficiarse más por medio de los impuestos que paga

Menos gasto y mayor eficiencia

Acerca de aumentar la eficiencia del sector público se habla desde hace años, pero el tema no había sido más que palabras y sobre todo quejas del sector privado, hasta que dos esfuerzos de este gobierno apuntan a salir del discurso a la acción.
Uno tiene que ver con la gerencia del Banco de Costa Rica (BCR) que presentará la semana próxima un plan estratégico a la junta directiva de la institución, a fin de despedir a un 10% o más de su personal, reduciendo así costos operativos.


Y otro esfuerzo similar hecho por esta administración es el de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz a principios de año.
Esto podría empezar a demostrar cómo es que se han venido incrementando año tras año desde hace mucho tiempo esas planillas —y las de muchas otras instituciones públicas— innecesariamente, ya sea por deficiente administración o por clientelismo político.
Ahora saldrá del BCR personal con altos salarios y pluses varios como cesantía de 20 meses, 30 días de vacaciones, anualidades y dedicación exclusiva.
Con el dinero que se ahorre en una administración más eficiente, se podrán hacer cosas como más préstamos a las mipymes y pymes. Se podrán desplegar más acciones que forman parte precisamente de la razón por la cual existen en el país bancos públicos.
El sindicato, sin embargo, está defendiendo a esos funcionarios de altos salarios y variados pluses que dejarán de laborar en el banco.
Si los gerentes de las más grandes instituciones del Estado hicieran el correspondiente estudio de necesidades y rendimiento de su recurso humano y optaran también por ser más eficientes con menos funcionarios, la población comenzaría a beneficiarse más por medio de los impuestos que paga.
Pero además eso significaría un cambio importante que percibirían los contribuyentes que no están ahora en actitud de pagar más impuestos a pesar de que el déficit fiscal es el principal problema que tiene el país y que debe resolverse ahora, sin dejar que la situación precipite a Costa Rica hacia un desastre de graves consecuencias.
Estas deberían ser estrategias que se entretejan con otras respondiendo todas a un plan inteligente que coloque a nuestro país en posición de demostrar que entiende lo que ocurre hoy en el mundo y busca la luz que ilumine las acciones del Estado y el futuro de la nación.


Ver comentarios