Foto 1
El problema con las puertas traseras en las redes informáticas es que crean vulnerabilidades que cualquier hacker puede encontrar. Bloomberg/La República
Enviar
Ver comentarios