Enviar
Mel Gibson regresa a la actuación con “Edge of Darkness”

La nueva película de Mel Gibson, “Edge of Darkness”, protagoniza los estrenos del fin de semana en Estados Unidos y marca el regreso del actor de “Braveheart” (1995) y la saga “Lethal Weapon” al género de acción tras ocho años de ausencia.
“Edge of Darkness” vuelve a poner a Gibson en la piel de un policía, en este caso un detective de homicidios que investiga el asesinato de su hija, de un tiro a bocajarro, a manos de un pistolero.
Una historia de rabia y venganza al estilo de “Taken” (2009) en la que Gibson, de 59 años, recupera la esencia de sus personajes desesperados de cintas como “Ransom” (1996) o “Braveheart” (1995) que asumen no tener nada que perder.
El actor había abandonado el “thriller” y los papeles de acción desde su “We Were Soldiers” (2002), mismo año en el que estrenó “Signs”, y uno antes de su última interpretación en la gran pantalla, la comedia “The Singing Detective” (2003).
Desde entonces Gibson se centró en trabajar detrás de las cámaras para realizar las controvertidas “The Passion of the Christ” (2004) y “Apocalypto”(2006).
“Edge of Darkness” llega mañana a una cartelera estadounidense dominada por “Avatar” y en la que también debutará la comedia romántica “When in Rome” con Kristen Bell, Josh Duhamel y Anjelica Huston.
Una historia de enredos en la que una joven desafortunada en el amor se ve súbitamente perseguida por varios pretendientes después de robar varias monedas de la Fontana de Trevi.
El romance es uno de los pilares de “Falling Awake”, un drama protagonizado por Jenna Dewan y Nicholas González sobre la vida de un joven apasionado por la música que lucha por salir adelante en un conflictivo barrio neoyorquino.
Las novedades en los cines estadounidenses se completan con “Saint John of Las Vegas”, un drama con tintes de comedia en el que un ex jugador se ve obligado a regresar a los casinos forzado por un investigador de fraudes, y “North Face”. Ésta última se basa en hechos reales y relata la historia de dos alpinistas alemanes en los años previos a la II Guerra Mundial en una carrera por coronar la cima de la cumbre suiza Eiger por su cara norte, un reto que no había sido conseguido antes y en el que se encontrarán cara a cara con la muerte.

Los Ángeles
EFE
Ver comentarios