Enviar
TENISTICO
Mejoría tica

Ricardo Castro

La Copa del Café en su edición 46 nos ha puesto de manifiesto que los jugadores costarricenses continúan dando pequeños, pero significativos, saltos cualitativos en este torneo mundial.
Esta conclusión la obtenemos de lo que reflejan los jugadores en la cancha y también por los marcadores finales de los partidos.
El último quinquenio marcó una diferencia. La consolidación del torneo de menores de 14 años y con ello los primeros costarricenses campeones de la Copa del Café, nos referimos a Andreína Mesalles y a Pablo Núñez en sencillos y también obtuvimos títulos de jugadoras y jugadores en la modalidad de dobles.
Debemos hacer una diferencia entre el avance de los varones y las damas. En años anteriores, las pizarras de hombres y mujeres nos daban 6-0 y 6-0. Hoy, estos resultados han variado en los partidos de Arturo Pacheco, Maurizio Feoli y José Bolaños. Ninguno se fue en ruedas y llegaron al tercer set con presentaciones de buen nivel de tenis.
Todavía nos falta el trabajo en la parte mental de los jugadores. Saber tomar decisiones a tiempo y en los puntos determinantes son claves para lograr verlos avanzar a segundas y terceras rondas del torneo.
Lanzamos desde esta columna una idea que promovimos desde la Federación Costarricense de Tenis. El tema del fortalecimiento de la mente de los jugadores de tenis no es único en el deporte nacional. Este es tema para todas las disciplinas deportivas y bien haríamos en traer expertos internacionales que nos capaciten por medio del Comité Olímpico Internacional y de las federaciones internacionales.
El trabajo conjunto hará que económicamente podamos aprovechar recursos para beneficio de todos los deportistas del país y abrir el camino para convertir a Costa Rica en un país con capacidad de obtener resultados que nos llenen de orgullo.
Ahí les dejamos la inquietud, porque no solo en este deporte, sino en muchos, hasta en el fútbol, los ticos han perdido por la debilidad mental de no saber rematar un resultado cuando lo tuvieron a su alcance.
Ver comentarios