Alvaro Ortiz

Enviar
Martes 31 Diciembre, 2013

Mejoremos adentro para superarnos afuera

Aunque este año fue satisfactorio en el cumplimiento de las metas exportadoras, todavía faltan algunas trabas que no les permiten a los exportadores mejorar sus ingresos y tener más presencia en otros países del orbe.
En la presente y en la anterior administración uno de los desafíos que se propusieron cumplir fue mejorar los tiempos de espera para obtener los permisos para exportar. Si bien los plazos se han reducido considerablemente, algunos empresarios todavía se quejan de que tienen que esperar mucho.


Para este caso, el Ministerio de Comercio Exterior se puso a trabajar en la Ventanilla Única de Comercio Exterior 2.0, una mejoría de la ya existente, con más programas informáticos que les permitían a los empresarios llenar todos los papeles desde su casa u oficina.
Sin embargo, a inicio de año, se dijo que iba a estar terminada para finales de este año, pero a estas fechas no se sabe cuándo podrá ver la luz el proyecto.
Esto repercute directamente en la competitividad del país, ya que en un mercado abierto donde todos los países compiten por tener mejores ofertas de productos, nos pone en desventaja en comparación con otros mercados latinoamericanos.
Las largas filas de camiones en las aduanas de nuestras fronteras son ejemplo de lo mucho que tenemos por corregir. En muchos casos, los transportistas tienen que esperar días para poder pasar en las Aduanas.
Para mejorar en este aspecto, se necesita un trabajo interdisciplinario que no solo tenga que ver con Comercio Exterior, sino con otros Ministerios como el de Hacienda, y el de Agricultura y Ganadería.
Asimismo, se le ha dado muchos impulsos a la Inversión Extranjera Directa más que todo de tecnología, e informática, pero se ha dejado de lado el apoyo a la producción agrícola, de la cual todavía subsisten muchas familias de nuestro país.
Para ello, podría capacitárseles mejor, con cursos y asesorías para que no solo dependan de un producto, sino que diversifiquen su catálogo, busquen otros destinos, y así puedan garantizarse un mejor futuro.

Raquel Rodríguez
[email protected]