Enviar
Mejorarán calificaciones en América Latina

Sao Paulo
Bloomberg

Empresas latinoamericanas evaluadas por el Moody's Investors Service podrían recibir una mejora en su calificación crediticia el año próximo, lo que indica que están mejor preparadas para soportar una desaceleración económica en Estados Unidos, según la agencia.
Cuatro de cada cinco empresas regionales calificadas por Moody's tienen una baja exposición “directa” a la economía o los mercados estadounidenses, lo que sugiere que los esfuerzos para reducir la deuda y diversificar su base exportadora están dando buen resultado, escribió en un informe dado a conocer por Alexander Carpenter, analista de Moody's en Sao Paulo. Si el crecimiento económico global es menor a su promedio de largo plazo en el 2008, “la corriente de calificaciones podría ser ligeramente negativa”, dijo.
“El análisis de Moody's sugiere que la calidad del crédito de los emisores latinoamericanos de deuda podría depender menos de la salud de la economía estadounidense de lo que en general se asume”, dijo el informe. Alrededor del 83% de las empresas latinoamericanas calificadas por Moody's tiene suficiente liquidez como para capear un periodo de duras condiciones crediticias.
“Estas exposiciones manejables deben permitir una mejora en general en el 2008 a las calificaciones crediticias latinoamericanas y la calidad del crédito, aun si se desacelera la economía estadounidense”, escribió Carpenter.
Las consecuencias desde julio en los mercados de crédito por las pérdidas sobre títulos vinculados con hipotecas de alto riesgo estadounidenses redujeron el acceso de las empresas latinoamericanas a la financiación. Aun así, Moody's ha aumentado las calificaciones y perspectivas crediticias de 15 compañías regionales desde entonces, y redujo seis.
Las empresas mexicanas son las más vulnerables a una declinación en la economía de Estados Unidos, dijo Carpenter, y agregó que el 43% de las empresas del país tienen una exposición alta o mediana a la mayor economía del mundo. Las empresas chilenas también pueden verse afectadas si caen “abruptamente” los precios de las materias primas, dijo.
Solo un “escenario muy malo” en el que los precios de las materias primas caigan por lo menos 50% y se desplome la economía mundial conforme Estados Unidos entra en recesión, podría llevar a Moody's a reducir más las calificaciones regionales, dijo Carpenter en una entrevista en Sao Paulo.
Gobiernos y empresas de mercados emergentes han sacado ventaja de la creciente demanda de materias primas desde el 2003, para dilatar pagos de deuda y tomar préstamos en mercados locales, limitando su exposición al colapso del mercado de deuda de Estados Unidos y Europa, dijo Carpenter. Una mejor calificación en la deuda de los países también contribuyó a proteger a los tomadores de préstamos de mercados emergentes.
La visión de Moody's en lo que hace a las calificaciones corporativas contrasta con la de su competidor Fitch Ratings Inc. Los inversores, que obligaron a las empresas latinoamericanas a rediseñar o cancelar ventas de bonos y préstamos por más de $9.000 millones desde julio, reevaluarán los riesgos crediticios de la región en el 2008, conforme la crisis de los mercados de crédito arrastre al crecimiento internacional, según un informe de ayer de Fitch sobre deuda soberana.
“Los riesgos a la baja” del crecimiento en todo el mundo aumentaron desde mediados de año, lo que vuelve más vulnerables a las economías de los mercados emergentes a un revés económico, dijo Fitch.
“La noción de que la situación de las economías de los mercados emergentes puede separarse de la situación por la que transitan las economías avanzadas y permanecer inmune a los riesgos de recesión en Estados Unidos es improbable”, indica el informe de Fitch. “Los vínculos comerciales con las economías avanzadas se han vuelto más fuertes con el transcurso del tiempo y la correlación de las exportaciones de los mercados emergentes con las importaciones de Estados Unidos es fuerte”.
Standard & Poor's es la mayor calificadora de riesgo del mundo, seguida por Moody's y Fitch. Las tres tienen su sede en Nueva York.
Ver comentarios