Mejoran finanzas de la Caja
“Luchamos por fortalecer la institución y lo demostramos con datos concretos”, dijo Ileana Balmaceda, presidenta ejecutiva de la Caja. Archivo/La República
Enviar

Equilibrio operativo llegaría en próximos dos años

Mejoran finanzas de la Caja

Recortes permitieron ahorro de unos ¢17 mil millones respecto a 2011

Como un paciente en franca recuperación, así describen las autoridades del Seguro Social, la actual situación financiera de la institución.
Pero coinciden en que se debe mantener cautela, porque la crisis aún no está resuelta.
Ahora, el reto que se presenta es llegar a la estabilidad, crecer en inversión y mejorar en la prestación de servicios.

201302262222580.n33.jpg
Por primera vez en mucho tiempo, el año pasado la Caja equilibró el nivel de gasto con el de ingreso.
Los recortes aplicados le permitieron gastar ¢17 mil millones menos que en 2011.
Una de las medidas más importante fue la mejora en la gestión de cobro, lo que permitió bajar la morosidad al 0,66%, según las autoridades de la institución,
El Estado está a punto de ponerse al día en sus obligaciones. En 2012 pagó puntualmente las cuotas obrero patronales y sus responsabilidades financieras con otros programas especiales.
Además, pronto se suscribirá un convenio por ¢85 mil millones por concepto de atención a indigentes y el reconocimiento de intereses no pagados del pacto acordado seis años atrás.
Pero el optimismo se apaga un poco cuando las autoridades analizan el tema de los ingresos.
“Somos cautelosos, las contribuciones de los trabajadores representan el 80% de los ingresos y el crecimiento de esta tasa es inferior al de años anteriores”, dijo Gustavo Picado, gerente financiero.
El aporte del asegurado es menos dinámico y esto se debe entre otras cosas a las transformaciones que se están dando en el mercado laboral, tanto en el sector privado como el público.
Por el contrario, el aumento de la población de adultos mayores, el incremento de enfermedades crónicas y degenerativas y otras causas, hacen que los gastos evolucionen en forma rápida.
Esta relación obliga a las autoridades a hacer análisis y adoptar medidas, para evitar que se vuelva a inclinar la balanza de las finanzas.
Pero a pesar de esta situación, quienes dirigen la Caja aseguran que en 2013 y 2014 el panorama será de tranquilidad.
Este año se invertirán para la mejora de la atención ¢55 mil millones, casi el doble de lo que se invirtió en 2012.
Además se creará un fondo adicional de ¢25 mil millones para los diferentes proyectos que presenten los centros y que no se pueden financiar con el presupuesto ordinario.
Asimismo, la institución reservará ¢500 millones para atender situaciones imprevistas, como un desastre natural.
Las baterías también estarán puestas sobre la implementación del expediente electrónico, el cual tendrá un costo de ¢65 mil millones y se espera que para 2014 todo el primer nivel de atención cuente con esta herramienta tecnológica.
Finalmente, las autoridades de la Caja aseguraron que este año seguirán optimizando recursos y no descansarán hasta que el paciente esté totalmente recuperado.

Ana Cecilia Cruz
[email protected]

Ver comentarios