Enviar
Contrato se firma este mes, asegura Ministro
Megapuerto avanza a todo vapor

Bananeros insisten en traerse abajo el proyecto en los Tribunales

El proyecto para construir una megaterminal especializada en la atención de contenedores, en Moín, con una inversión cercana a los $1 mil millones, avanza a todo vapor.
La firma de contrato con el grupo holandés APM Terminals, ganador de la concesión por un plazo de 33 años, no pasará de este mes.
Ni siquiera una demanda presentada por los bananeros y cuyo propósito es la anulación del contrato que está en curso en el Tribunal Contencioso Administrativo truncaría la firma.
Así lo confirmó Francisco Jiménez, ministro de Obras Públicas y Transportes, en una entrevista concedida el viernes a LA REPUBLICA.
No tenemos ningún impedimento legal para proceder con la firma del contrato, aseguró el jerarca, quien dijo que el propio Tribunal negó una petición de los productores de fruta para impedir la firma.
Además todo el proceso de la concesión está apegado a la normativa, por lo que tenemos certeza de que el Tribunal nos terminará dando la razón, dijo el jerarca.
La mala calificación que tiene el país en materia portuaria, al obtener el puesto 134 de 139 países evaluados por el Foro Económico Mundial, es otra razón para no postergar más el proyecto portuario, insistió Jiménez.
De acuerdo con el cronograma, la firma debe darse el 26 de este mes, pero Jiménez no descarta que se tomen unos cuatro días más, para completar con calma la última revisión del contrato.
La empresa APM Terminals también está lista para firmar e incluso está presionando al Gobierno a no dar más largas.
Ya la compañía pagó los $2,5 millones de timbres fiscales, dio la garantía por $4 millones y conformó la sociedad con un capital de $100 millones, detalló Rogelio Douglas, gerente general de APM Moín.
“Subcontratamos especialistas para completar los estudios, pero están en Almirante Panamá a la espera de que nos aprueben el contrato para ingresar al país”, afirmó Douglas.
Una vez que se firme el contrato, será remitido un mes a la Contraloría para su valoración final.
La expectativa de AMP Terminals es recibir luz verde a mediados de octubre, para que empiecen a correr los 18 meses que tiene para completar el diseño, el financiamiento y los estudios ambientales que se requieren para iniciar la construcción.
“Estimamos que la construcción estará iniciando en el primer semestre de 2013”, dijo Douglas.
De ser así, la primera fase del proyecto, que comprende una inversión de $542 millones y 600 metros de puerto equipados con seis grúas, estará operando en el primer trimestre de 2016.
Sin embargo, los bananeros no creen que APM Terminals pueda construir el puerto, pues tienen la certeza de que el Tribunal Contencioso Administrativo se traerá abajo el contrato.
Los productores de fruta presentaron una demanda contra el proyecto alegando que el Consejo Nacional de Concesiones no realizó los estudios requeridos para sacar el puerto a concurso.
Carece de estudios ambientales, financieros, de oleaje, asegura Randall Quirós, representante legal de la Cámara Nacional de Bananeros, quien dijo que el sector no se opone a la concesión, sino que la intención es que se deseche este proyecto y que se repita la concesión.
Los productores de frutas cuestionan además que la tarifa de $234 por contenedor que cobraría el operador del nuevo puerto es ruinosa para el sector.
Sin embargo, Quirós adelantó que no pedirán medidas cautelares para impedir que el contrato se firme.
“Que cada palo aguante su vela”, en alusión a que si el Tribunal anula el contrato portuario y APM Terminals solicita una indemnización, que se señale con nombres y apellidos a los responsables.
Los números realizados por bananeros estiman en $400 millones el resarcimiento que tendría que pagar el Estado a la empresa holandesa en caso de que el Tribunal Contencioso anule el contrato después de recibir el refrendo de la Contraloría.
En cuanto a las altas tarifas que alega Quirós que cobraría el nuevo muelle, Allan Hidalgo, jerarca de Japdeva, salió en defensa, al asegurar que el costo que pagarán en el muelle especializado sería $1 menor que lo que pagan actualmente en todo el proceso portuario en los puertos de Limón y Moín.
“He retado a los bananeros a que me demuestren que la tarifa que cobrará APM Terminals será no solo mayor sino también ruinosa, pero ninguno lo ha podido hacer”, aseguró Hidalgo.
Además el puerto ofrecería el beneficio de que eliminaría los tiempos de espera en bahía y por ende las multas por atrasos en la atención de puerto, defiende el jerarca de Japdeva.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios