Megalaboratorio de Intel ya opera en el país
“Buscamos avanzar hacia los procesos con mayor sofisticación, de hacer a crear, nuestra transformación no es algo que recién se inició, es un proceso que se ha dado a través de los años y que sigue su curso”, dijo Max Ramírez, gerente del Megalaboratorio de Intel. Sían Rodríguez/La República
Enviar

Proceso de manufactura se reemplaza con operaciones de mayor valor agregado

Megalaboratorio de Intel ya opera en el país

Empresa no ha contratado a todo el personal requerido

Probar y entregar muestras de todo el portafolio de productos de Intel se realiza desde ayer en el Megalaboratorio de la compañía, ubicado en La Ribera de Belén.
Para ello, todos los laboratorios de manufactura de la compañía en el país se unificaron para maximizar la eficiencia, velocidad y tiempo de entrega al mercado.


Específicamente todos los productos que fabrique y diseñe la multinacional a nivel global tendrán que pasar por los análisis e investigaciones de ingenieros costarricenses.
Con esto, el Megalaboratorio se asegurará de que los procesadores fabricados por Intel sean totalmente funcionales antes de entrar al proceso de manufactura de alto volumen, realizado en otros países del mundo.
“A cada unidad se le hacen varios ciclos de pruebas que podrían tardar varios trimestres, pero lo hacemos a muchos productos por lo que siempre se va a estar revisando unidad por unidad, este proceso es muy cuidadoso y requiere mucha precisión”, explicó Diana Rojas, gerente de Ingeniería Industrial y Planeamiento de la Organización para Desarrollo de Manufactura de Laboratorios de Intel.
A este proceso se puede acceder de forma remota desde centros de diseño de Intel en diferentes partes del mundo.
El Megalaboratorio tendrá alrededor de 250 colaboradores, con lo cual, el Centro de Investigación contará con 700 empleados.
A la fecha no se ha contratado la totalidad de ingenieros y técnicos que requieren para que opere por completo, por lo que está abierta la posibilidad de que sigan buscando a las personas con el perfil necesario.
“Ha sido difícil encontrar el talento que necesitamos, por ejemplo ingenieros eléctricos, electrónicos, informáticos, seguimos buscándolos y no vamos a parar porque en nuestro país sí existen los profesionales con ese perfil”, afirmó Timothy Scott, gerente de Relaciones Corporativas de Intel Costa Rica.
La apuesta que realizará la compañía para un futuro es mercadear al país ante la corporación para traer más procesos de valor agregado, por ejemplo, en el área de diseño de producto.
Dentro de cinco años Intel espera que la operación tenga una transformación completa en términos de liderazgo y talento técnico, para atraer más posiciones “senior” a Costa Rica y contribuir con los objetivos del país de tener profesionales con conocimientos mejorados.
Intel espera cerrar el año con 1.600 empleos directos.

 

 

Raquel Rodríguez
[email protected]


Ver comentarios