Enviar
Medvédev y Morales apuestan por avivar lazos

Visita del presidente boliviano se da en el marco de un creciente acercamiento entre Moscú y Latinoamérica

Moscú
EFE

Los presidentes de Rusia, Dmitri Medvédev, y Bolivia, Evo Morales, apostaron ayer por impulsar las relaciones bilaterales, en el marco del creciente acercamiento entre Moscú y América Latina.
“El desarrollo de las relaciones con América Latina no es una decisión coyuntural, no es el deseo de competir con alguien, sino una opción consciente que ha hecho nuestro país”, dijo el jefe del Kremlin en una comparecencia ante la prensa al término de las negociaciones con su homólogo boliviano.
Rusia, añadió Medvédev, “está preparada para una amplia cooperación con los países latinoamericanos y, por supuesto, con nuestros amigos de Bolivia”.
Medvédev y Morales firmaron en la Sala Malaquita del Kremlin una declaración política conjunta.
Según el presidente ruso, este documento refleja los “enfoques comunes” de ambos países sobre diversos temas de actualidad internacional, “desde la seguridad global hasta los problemas climáticos”.
En su declaración conjunta, los jefes de Estado se pronunciaron a favor del levantamiento, lo más pronto posible, del bloqueo económico a Cuba por parte de Estados Unidos.
Además, fueron firmados dos acuerdos de cooperación, en el ámbito técnico-militar y de control del tráfico ilegal de narcóticos, y un memorándum de entendimiento para la lucha contra las secuelas de catástrofes naturales.
“El acuerdo (de control de tráfico ilegal de drogas) contempla la realización de operaciones conjuntas, el desarrollo de los contactos profesionales y la formación y perfeccionamiento de especialistas”, precisó la parte rusa.
En materia de cooperación militar, Medvédev señaló que actualmente se estudia el suministro de helicópteros rusos a Bolivia y que no se descarta la posibilidad de ampliar la nomenclatura de las exportaciones en este ámbito.
El jefe del Kremlin calificó a Bolivia de “socio con perspectivas”, con el que Rusia mantiene un “diálogo político intenso”.
Morales, por su parte, calificó su visita a Rusia, la primera de un mandatario boliviano en la historia de las relaciones diplomáticas bilaterales, de “acontecimiento inédito y singular”.
“Cuando llegué, pensé: un indio no merece esta clase de recibimiento”, dijo el presidente boliviano al agradecer la hospitalidad de su anfitrión.
Morales añadió: “Nunca en mi vida había pensado que una potencia mundial como Rusia iba a recibir a su presidente (de Bolivia), a veces acusado de terrorista, de narcotraficante, discriminado”.
También expresó su gratitud por la formación de profesionales bolivianos en Rusia, así como por la acogida de perseguidos por las dictaduras militares bolivianas del pasado.
Al iniciar las conversaciones, el presidente boliviano le manifestó a Medvédvev que su avión tuvo que dar dos vueltas sobre el aeropuerto debido a la nevada que caía sobre Moscú.
Dijo sentir “envidia” por la nieve moscovita y se quejó de los efectos del calentamiento global en Bolivia.
“Lamentablemente, nuestra montaña pierde su poncho blanco”, dijo.
Ver comentarios