Enviar
Medidas para avanzar


La mitad de la piña cultivada en Costa Rica se coloca en el mercado europeo. En los últimos tiempos, al aumentar la conciencia sobre las consecuencias del mal uso de ciertos agroquímicos, Europa, que vigila con celo estos aspectos, revisa las reglas del juego y establece nuevos límites máximos residuales de agroquímicos en la piña que importa.
Esto ha creado alarma en los productores locales, quienes vienen trabajando con estándares residuales de agroquímicos fijados hace muchos años y sienten que el tener que adaptarse a los nuevos límites pone en peligro su estabilidad.
El Ethephon es un químico utilizado para que la fruta madure de manera uniforme y que la cáscara desarrolle un color parejo y más claro, según informó LA REPUBLICA el miércoles anterior.
Pero dicho producto, en las cantidades y forma en que se utiliza, que es de dos partes por millar (ppm), debería bajarse por nuevas posibles exigencias de Europa a 0,05 ppm.
Como país deberíamos ser capaces de enfrentar las nuevas reglas del juego, pero esto exige acciones en varios sentidos y entre ellas, la Cámara correspondiente, el Comex y el Ministerio de Agricultura, deberían propiciar con urgencia la unión de los pequeños productores de piña, quienes serían los más vulnerables, a fin de que unidos realicen las exportaciones y bajen así costos de envío, entre otras medidas por tomar.
LA REPUBLICA supo, aunque aún no se cuenta con datos en detalle, que existe un grupo de piñeros que utiliza el Ethephon de modo diferente, bajando la cantidad de residuo en la fruta sin afectar la forma deseada de maduración.
Esto es algo que las entidades antes mencionadas deberían estudiar y poner en conocimiento de todos de inmediato.
En otro orden de cosas, como país productor de piña, deberíamos ocuparnos de educar al consumidor, y negociar con los europeos para que también lo hagan. Deberían saber aquellos, entre otras cosas, que el color de la cáscara de esta fruta, a veces mixto (amarillo y verde) no significa que no esté madura o tenga menor calidad en sabor y nutrientes, sino, más bien, que ha sido cultivada en forma natural, como ellos desean consumirla.
Estas y otras medidas nos permitirían conservar y aumentar cuotas de exportación mejorando nuestros procesos productivos y el conocimiento del consumidor.
Dicho conocimiento es indispensable en productos importados, y debe incorporarse al mercadeo, distribución y comercialización. Los productores no pueden asumir esos costos pero son los que aportan la información.
Ver comentarios