McIlroy pone distancia
Rory McIlroy busca su primer Majors desde que ganara por última vez en 2012. Peter Muhly-AFP/La República
Enviar

McIlroy pone distancia

El golfista norirlandés acabó con 66 golpes por segundo día consecutivo en el Abierto Británico

“Tengo que salir al campo y hacer como que el viernes es jueves”, decía Rory McIlroy sobre la segunda ronda que jugaría este viernes sobre el campo de Royal Liverpool.
Y lo cumplió al pie de la letra, escribió nuevamente un 66 en su tarjeta —igual que el primer día—, lo que le permite afianzarse en lo alto del liderato del Abierto Británico y poner tierra de por medio con sus rivales.
El golfista norirlandés en estos dos días ha hecho recordar sus mejores épocas, esas que lo llevaron a ganar dos Majors (el Abierto de Estados Unidos en 2011 y el Campeonato PGA en 2012) y convertirse la sensación del momento, pero que tras firmar con Nike hace un año y cambiar sus implementos deportivos se opacó.
Ahora parece ese Rory que quería comerse el mundo, que solo la victoria estaba en su cabeza, que maravillaba con su juego y su putt.
Pero todavía le quedan dos rondas por delante, las de este fin de semana, donde todo puede pasar. En el golf nada está escrito hasta que se dé el último golpe.
En la segunda jornada, McIlroy comenzó con tropiezo, un bogey en el primer hoyo. Todos los fantasmas aparecieron, en esos “viernes extraños” que tanto rondan su cabeza.
Sin embargo, espantó los fantasmas, se recuperó y los birdies comenzaron a llegar, sumó siete en total.
Ahora tiene cuatro golpes de ventaja sobre el estadounidense Dustin Johnson, quien se coló segundo con sus 65 golpes (-7).
Más atrás aparecen seis golfistas con un total de 138 golpes (-6), que podrían aspirar perfectamente a levantar el título el domingo.
Quien deberá esperar, probablemente, a otra edición para tratar de ganar su cuarta “Jarra de Clarete” será el estadounidense Tiger Woods, que figura ya a 14 golpes de McIlroy, tras una pésima segunda vuelta.
El golfista estadounidense acabó con 77 impactos (+5), tras firmar un bogey y dos dobles bogeys, y terminar enfadado sobre el campo. Fue su peor tarjeta en su carrera en una segunda jornada de un Grand Slam.
Es más casi se despidió pero el corte se estableció en +2, salvándose por muy poco por lo que no pierde la esperanza. “Espero poder hacer como Paul Lawrie en 1999 (que remontó diez golpes en una jornada y ganó el torneo de Carnoustie)”, declaró.
Tampoco parece en disposición de revalidar el título conquistado el pasado año el estadounidense Phil Mickelson, que a pesar de mejorar notablemente con relación a la primera jornada, se encuentra en la vigésimo novena posición a 12 golpes del liderato.
Quedan 36 hoyos más sobre el Royal Liverpool y la Jarra de Clarete será el primero que levantará el ganador este domingo.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR



Ver comentarios