Enviar
Sarah Palin, gobernadora de Alaska, es candidata a la vicepresidencia
McCain sorprende con compañera de fórmula

Candidato republicano optó por una mujer de impecables credenciales pero alejada de Washington

Washington
EFE

John McCain, candidato republicano a la Presidencia, sacudió el viernes la campaña electoral estadounidense al elegir como compañera de fórmula a la gobernadora de Alaska, Sarah Palin, una desconocida en la política nacional.
De 44 años y con tan sólo dos de experiencia como gobernadora, Palin ha destacado por su ardor para combatir el despilfarro público.
A su ascenso político también ha ayudado un aspecto de modelo que hace veinte años la llevó a ser finalista del concurso Miss Alaska.
Con el anuncio del viernes, McCain
ha amortiguado el vuelo en la prensa de Barack Obama, que el jueves cerró la convención demócrata con un discurso de los que se leerán en los libros de historia.
“Ella es exactamente lo que yo necesito. Es exactamente lo que necesita este país”, dijo McCain en un mitin en la Universidad Estatal Wright, en Dayton (Ohio).
Atrás quedaron políticos con mucho más peso, especialmente Mitt Romney, ex gobernador de Massachusetts; Tim Pawlenty, un evangélico ferviente que es gobernador de Minesota, y su gran amigo Joseph Lieberman, senador independiente de Connecticut.
La única pista de que la ungida como vicepresidenta podría ser Palin fue el aterrizaje de un avión de Alaska en Dayton.
Al final, McCain optó por una cara nueva y joven, una mujer de impecables credenciales como conservadora en temas sociales, pero alejada física y políticamente de Washington.
Así la describió el senador republicano en el mitin en Universidad Estatal Wright, ante una multitud de 10.000 seguidores con ganas de hacer oír su voz tras una semana de cobertura ininterrumpida de la convención demócrata en Denver.

“Ella no es de aquí y no es de Washington”, dijo McCain, quien afirmó que Palin le ayudará “a luchar contra la política manida de ponerse uno primero y el país después”.
Por su parte, la gobernadora lanzó un guiño a los votantes de centro. “Este es un momento en el que los principios y la independencia política importan mucho más que simplemente la línea de partido”, dijo.
McCain “es un hombre que ha servido siempre a su país, no simplemente a su partido”, añadió.
Palin es la segunda mujer en alcanzar la candidatura a la Vicepresidencia de Estados Unidos, tras el fallido intento de la demócrata Geraldine Ferraro con Walter Mondale en 1984.
La gobernadora rindió tributo a Ferraro en su intervención, así como a la también demócrata Hillary Clinton, la mujer que más cerca se ha quedado de ser candidata a la Presidencia de uno de los dos partidos principales de Estados Unidos.
La elección de Palin parece una mano tendida a las partidarias de Clinton que están aún dolidas por la victoria de Obama en las primarias demócratas.
Más que un programa político, el mitin del viernes en Dayton versó sobre quién es Palin, pues nadie sabe quien es esta mujer que en Alaska es muy popular.
McCain, flanqueado por su esposa Cindy y su hija Meghan, la describió como un azote contra la corrupción y el malgasto públi
co.
“Ha mostrado una gran tenacidad y habilidad en abordar problemas serios, especialmente la dependencia peligrosa del petróleo extranjero”, afirmó también McCain.
Como gobernadora, su mayor logro ha sido convencer a la legislatura de que autorice la construcción de un gasoducto de casi 3 mil kilómetros de longitud.
McCain también destacó que Palin nació en una familia de clase media, es hija de un profesor de secundaria y una secretaria, ha sido sindicalista y “sabe lo que es preocuparse por la hipoteca, el seguro de salud, el precio de la gasolina y la compra”
En el discurso que puso fin a la convención demócrata, Obama acusó el jueves a McCain -uno de los senadores más ricos gracias a la fortuna de su esposa- de desconocer las penalidades que sufren los estadounidenses.
Para complementar el retrato de Palin, la gobernadora acudió a Dayton acompañada también por su familia: su esposo Todd, esquimal, y cuatro de sus cinco hijos, uno de los cuales sufre síndrome de Down.
El que faltaba, Track, está en el Ejército y será enviado en septiembre a Irak.
“Crecí trabajando con las manos”, dijo Palin, quien se definió como una madre “común” que va a los partidos de hockey de sus hijos en Alaska.
Su desafío será darse a conocer al electorado nacional en los poco más de dos meses que quedan hasta el 4 de noviembre.
Ver comentarios