Enviar
McCain logra candidatura republicana

En el bando demócrata Clinton y Obama continúan duelo cerrado tras repartirse victorias

Washington
EFE

John McCain, candidato republicano a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, dijo ayer sentirse con la “confianza, la unidad y el sentido de responsabilidad necesario” para las elecciones de noviembre.
En un discurso pronunciado en Dallas, Texas, el estado que le dio el número de delegados necesario para ser proclamado candidato en la convención de su partido en septiembre, afirmó que asume esta oportunidad con “responsabilidad y agradecimiento”.
“Ahora empieza la parte más importante de la campaña”, dijo a sus seguidores McCain, quien se espera que hoy reciba el respaldo oficial del presidente de Estados Unidos, George W. Bush.
Tras sus victorias ayer en Texas, Vermont, Ohio y Rhode Island, McCain recibió también una llamada de felicitación del senador demócrata Barack Obama, quien mostró su confianza en que será él quien se bata con el senador por Arizona en las elecciones de noviembre.
Agradecido por la oportunidad que se le ofrece al luchar por la presidencia del país, McCain —acompañado por su esposa Cindy— recordó que hace sólo unos meses, había “algunos incrédulos que creían que mi proclamación como candidato era improbable”.
“Nunca creí que estaba predestinado para ser presidente, nadie lo está. Pero debo a mi país cada oportunidad que me ha dado en la vida. Me ha dado más de lo que yo le puedo ofrecer”.
Aseguró que en lo que queda de campaña afrontará “las preocupaciones de los estadounidenses”, e hizo alusión a la situación económica en el país, la guerra en Irak, y los tratados comerciales con terceros países.
Prometió apoyar la iniciativa empresarial, con bajos impuestos y menos regulaciones, y se comprometió a fomentar el uso y desarrollo de las energías alternativas.
Tuvo palabras de exaltación del liderazgo estadounidense en la esfera internacional: “somos el líder mundial”, y apuntó que los “líderes no son nostálgicos, sino optimistas”.
En las tiendas demócratas Clinton logró ayer ganar en las primarias de Ohio, victoria que, junto a la obtenida en Rhode Island, supone un balón de oxígeno para su lánguida campaña.
Varios medios de comunicación, entre ellos la cadena CNN y MSNBC, han proyectado la victoria de la ex primera dama, que hasta ayer acumulaba doce derrotas consecutivas frente al senador Barack Obama.
Con el 54% de los votos escrutados, Clinton ha logrado en Ohio el 57% de los votos, frente al 41% de Obama.
El senador de Illinois venció en Vermont, mientras que al cierre de esta edición quedaba por dilucidar qué ha ocurrido en Texas, un estado donde se mantienen empatados al 49%, con el 19% de los votos escrutados.
Muchos analistas habían aventurado que Clinton debía ganar al menos en uno de los cuatro estados que ayer estaban en liza para mantener viva su campaña.
La de ayer, por tanto, fue una noche clave especialmente para Clinton, quien, en primer lugar, debe ganar pero, si no lo hace, debe de quedar muy cerca de Obama —los delegados demócratas se reparten de manera proporcional al número de votos obtenidos— para poder mantener su candidatura a flote.
El ex-presidente Bill Clinton, en febrero, fue muy expresivo a este respecto cuando dijo que, para que Hillary pueda seguir adelante, tiene que ganar Ohio y Texas. Pero la pregunta ahora es ¿y si no gana? ¿Mantendrá a flote su candidatura?
Hay repuestas —o consejos— para todos los gustos. Varios estrategas demócratas coinciden en que si Hillary no es capaz hoy de dar un golpe de timón a su campaña y de romper el impulso de su rival debería retirarse por el bien del partido.
De esta forma, creen que Obama podría empezar a construir una candidatura fuerte capaz de vencer a McCain quien, desde el supermartes del 5 de febrero, se presenta ya como “el” candidato republicano y trabaja por unir tras de sí a todas las fuerzas conservadoras.
Los demócratas son conscientes de que, a estas alturas de la campaña, el problema no es quien será el candidato. Es tener un candidato cuanto antes.
Y deben estar en lo cierto ya que Rush Limbaugh, conocido comentarista político ultraconservador, ha sorprendido en las últimas horas animando a sus oyentes republicanos en Texas a que se aprovechen las normativas (el peculiar sistema electoral de Estados Unidos lo permite) y salgan a votar hoy por Hillary, para mantenerla a flote.
“Yo quiero que Hillary siga en esto (...) es una opereta estupenda” dijo Limbaugh que, como republicano, lo que quiere es que los demócratas se demoren en tener un candidato para, de esta forma, reforzar a McCain.
Ver comentarios