Enviar
Mayor comercio chino con Brasil

El viceprimer ministro de China, Wang Qishan, se reunió ayer con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, a quien expresó el interés de Pekín en dar una mayor amplitud a las relaciones bilaterales, sobre todo comerciales, ante la "compleja coyuntura económica" mundial.
Wang encabezó una delegación china que participó en una reunión bilateral en la que fueron analizadas las relaciones políticas y comerciales, así como la cooperación en las áreas financiera, agrícola, energética, científica, sanitaria, espacial, industrial, tecnológica, educativa y cultural.
El viceprimer ministro dijo en declaraciones a periodistas que, tanto en el encuentro con Rousseff como en la reunión bilateral con funcionarios de ambos países, se discutió en "una atmósfera de total franqueza".
Explicó que "en la actual coyuntura económica", que consideró de "gran complejidad", China se propone "avanzar en la relación con un socio estratégico como Brasil" y aumentar el intercambio comercial, que el año pasado cifró $77.100 millones con un superávit de $11.500 millones para el país suramericano.
El vicepresidente brasileño, Michel Temer, quien participó en la reunión bilateral, destacó que China es, desde el 2009, el principal socio comercial de Brasil, pero reiteró que su país aspira a mejorar el volumen de sus exportaciones de productos con valor agregado.
"También tenemos interés en aumentar las exportaciones brasileñas de carnes", apuntó Temer, quien le pidió a Wang que ese asunto y una posible alza de las adquisiciones de bienes con mayor valor agregado sean analizados por las autoridades chinas.
Asimismo, destacó que el valor del comercio entre ambos países creció un 36,7% entre 2010 y 2011, pero sostuvo que en buena medida eso se debió al aumento de los precios de las materias primas, que conforman la principal base exportadora de Brasil.
En su declaración ante la prensa, Temer también manifestó la "preocupación" de Brasil ante el fuerte ingreso de productos chinos en diversas áreas, que no especificó, pero que afecta en diversos niveles a la industria brasileña.
"Por eso, creemos que es posible dar una nueva dimensión a unas relaciones" que son "sólidas" pero tienen "aún mucho espacio para crecer y hacerlo con calidad", indicó Temer.
"Brasil y China con economías industriales, con un alto grado de diversificación, y eso puede ser mejor reflejado" en el comercio bilateral, indicó el vicepresidente.

Brasilia/EFE


Ver comentarios