Logo La República

Domingo, 24 de octubre de 2021



NACIONALES


Mayor carga a dueños de casas de lujo

Fabio Parreaguirre fparreaguirre@larepublica.net | Viernes 28 diciembre, 2012



Sube pago para contribuyentes del Impuesto Solidario

Mayor carga a dueños de casas de lujo

Ajustes en valor de construcción doblan la inflación de los últimos dos años

¿Es usted uno de los 4 mil costarricenses que deben cancelar el Impuesto Solidario en enero próximo por su vivienda valorada en ¢117 millones solo por concepto de construcción?
Si revisa lo que pagó por este impuesto en año anteriores y lo compara contra el cobro venidero, puede que note un aumento importante.

Si se ven los valores por metro cuadrado de construcción que entrega el Órgano de Normalización Técnica (ONT) de la Dirección General de Tributación Directa para los diez tipos constructivos de viviendas de concreto, en los últimos tres años incrementó en más del 16%, cifra por encima de la inflación y del sector construcción.
Por ejemplo, en viviendas de concreto, el tributo aumentó de ¢105 mil por cada metro cuadrado de propiedad en 2009, 2010 y 2011, a tener que cancelar ¢145 mil este año y ¢190 mil en enero próximo.
La inflación en 2011 fue del 4,6% y este año cerrará en un 5% aproximadamente. En tanto, el incremento en el costo de las materias primas del sector construcción estuvo ligeramente por encima del 6%.
Por tanto, el alza en el valor del metro cuadrado —usado para calcular el impuesto— parece carecer de sustento si se compara con estas variables.
Varios abogados especialistas en gestión tributaria indican que este es un aumento injustificado, que no obedece a nada, carente de fundamento, y que va en contra de las razones económicas que dicen que los activos fijos como las casas se deben depreciar.
Por otro lado, suponen que el gobierno está buscando este portillo para recaudar más dinero, subiendo la base contributiva del mismo para que más deban pagar el impuesto, en lugar de ser más eficientes en la gestión y fiscalización de los que realmente deben pagar este impuesto solidario y se esconden.
“La realidad es que no se le puede buscar razón a algo que carece de razón, el Ministerio de Hacienda no indica nada, no sale un técnico diciendo a qué obedece el cambio. Acá no hay otra cosa más que el ánimo recaudatorio”, expresó Randall Madriz, abogado especialista en impuestos de la firma Pacheco-Coto.
Para el especialista, aumentar cualquier base con la que se calcula un impuesto con respecto a la inflación es bastante grosero, pero si se sobrepasa ese umbral, es completamente irracional.
Por otro lado, el director del ONT, Alberto Poveda, explicó que ellos tienen toda una metodología para este cálculo y realizan un estudio —incluso de campo— para colocar los valores que dice el documento técnico que se utilizan para conocer el valor de las propiedades.
“La metodología que se utiliza para calcular la base del impuesto solidario es la misma que se utilizaba desde 1985 cuando a la DGT le tocaba recaudar el impuesto de bienes inmuebles. Antes se actualizaba cada cinco años, la actual es de prácticamente tres años, no de año a año, por esto es que los números no coinciden”, indicó Poveda.
Para él, las personas deben conocer mejor las plataformas con que se manejan los cálculos de los impuestos; en el caso del solidario, ellos en su página web tienen un programa que ayuda a las personas a saber si deben o no pagar este impuesto, y dejó claro que la metodología sí utiliza el método de depreciación.
Empero, una de las acciones más atacadas por las personas al hablar de este tema es que la autoridad tributaria antes de incrementar la base contributiva para que más personas deban pagar el impuesto, deberían ser más rigurosas en su gestión de recaudación y una vez terminada, que fiscalicen con más precisión.
“Acá el problema es que sí usted no está recaudando lo que debía recaudar es porque es ineficiente en su gestión y fiscalización, pero luego no debe buscar alcanzar la meta de recaudación ampliando la base de contribuyentes, porque eso va en contra del espíritu de la misma ley”, concluyó el especialista.

Hay quienes piensan que este impuesto puede ser confiscatorio, como sucedió con las multas de tránsito que imponía la pasada ley y que la Sala Constitucional se las trajo abajo, esto principalmente porque podrían existir personas que no puedan hacer frente a los cerca de ¢350 mil que pagaría en el caso hipotético de tener que pagar el mínimo del impuesto.
Se debe tomar en cuenta que hoy muchas familias de clase media logran adquirir una propiedad con las características que el Manual de Valores Base Unitarios por Tipología Constructiva del ONT cataloga para viviendas de lujo, por lo que sus viviendas se valorarían por encima de los ¢117 millones, desvirtuando así la motivación de la ley del Impuesto Solidario.
Este impuesto se cobra desde 2008, y lo que busca es crear una solidaridad entre personas que poseen casas de lujo y las que no tienen, y lo recaudado se utiliza para financiar parte de los programas del Banco Hipotecario de la Vivienda en la construcción de viviendas de interés social.

Fabio Parreaguirre
fparreaguirre@larepublica.net





© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.