Enviar
Mayagüez abrió sus juegos
Costa Rica logra su primera medalla, bronce para nadador Carlos Montoya

Los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez tuvieron su ceremonia inaugural, 24 horas después de lo previsto, pero con un gran entusiasmo.
El Estadio Centroamericano José Figueroa Freire sirvió de escenario para un segmento alusivo a la preservación de los recursos naturales de Mayagüez y el mundo animado por el flautista puertorriqueño Néstor Torres; el guitarrista Bernie Williams, ex estrella del béisbol de las Grandes Ligas, y el percusionista Richie Flores.
En horas previas ya Costa Rica lograba su primera medalla de las justas, conquistada por el nadador Carlos Montoya, quien alcanzó la presea de bronce en los 200 metros, quedando por detrás de los colombianos Jorge Luis Fuentes y Andrés Muñoz.
Volviendo a la inauguración, atletas que ganaron medallas durante la mañana en diferentes eventos deportivos, mostraron sus metales durante la marcha, seguido del programa artístico a cargo de Olga Tañón y el grupo de bailarines, quienes animaron la Fiesta Centroamericana Mayagüez 2010, aclamados por el público.
Los discursos de protocolo estuvieron colmados de alusiones al percance del sábado cuando fuertes vientos derrumbaron una torre de luces, causando heridas a cinco personas y sembrando el miedo en el estadio, lo que obligó a posponer hasta hoy la apertura.
El salsero Gilberto Santa Rosa deleitó con sus conocidas canciones y dejó la pista encendida para el dúo boricua Wisin y Yandel y sus movidas ejecutorias de reguetón que hicieron a los atletas abandonar su lugar en la cancha y acercarse a disfrutar de los populares artistas.
Haití inició el desfile en un acto simbólico de solidaridad y respeto hacia un país que sufrió la pérdida de 300 mil personas en el terremoto del 12 de enero, rompiendo la tradición que confería ese honor a México, donde se celebró la primera versión de los Juegos en 1926.
Un cerrado aplauso fue tributado a los haitianos, quienes dieron la vuelta al óvalo justo cuando iniciaba una pequeña llovizna.

Cristian Williams y EFE
[email protected]
Ver comentarios