Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Más riesgo de fraude con tarjetas

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 06 agosto, 2012



• Emisores iniciarán cambios en tecnología este año
Más riesgo de fraude con tarjetas
• Latinoamérica migra rápidamente de banda magnética a chip, mientras Costa Rica sigue emitiendo plásticos 100% clonables

Si su tarjeta de débito o de crédito tiene una banda magnética puede ser clonada en segundos y convertirlo a usted en una víctima más de fraude, pero si tiene un chip (microcircuito) no se puede clonar.
Por ello, en el mundo ya existen más de 1.500 millones de tarjetas con chip, y en Latinoamérica solo la marca VISA ha emitido 150 millones de plásticos con esta tecnología. En la región, Brasil, México, Colombia y Venezuela lideran el proceso de uso de chip con hasta un 49% de sus plásticos, pero en Costa Rica no hay ninguno funcionando, por lo que los falsificadores y estafadores podrían aprovechar esas vulnerabilidades para atacar en suelo nacional.
Para evitar lo anterior las empresas emisoras de tarjetas se preparan desde hace meses para el gran paso: cambiar los 1,4 millones de tarjetas de banda magnética que circulan en el país por plásticos seguros con chip.
Pero lo anterior implica no solo dar una tarjeta que cuesta hasta cuatro veces más de las que ya se emitieron, sino cambiar todas las terminales de los puntos de venta (POS, en inglés) para que lean los microcircuitos de estas tarjetas.
Para impulsar la migración de tecnología las grandes empresas (VISA y MasterCard) pusieron el 1° de octubre como límite para que las entidades financieras dueñas de los POS (conocidas como adquirentes, generalmente son bancos) hagan el cambio de su infraestructura para leer chips; si no lo hacen, ellas serán responsables por pagar los fraudes realizados con las tarjetas. Actualmente los responsables por pagar esto son los emisores de la tarjeta y normalmente gestionan ese riesgo asegurando el plástico, costo que a veces el cliente también comparte al asegurar su tarjeta.
Debido a lo anterior, a partir de octubre el responsable de pagar el fraude con su tarjeta no será su banco emisor, sino el dueño de la máquina donde se realizó el fraude.
Lo anterior ya lo saben los dueños de los POS, por lo que corren para estar habilitados lo más pronto posible.
En suelo nacional existen aproximadamente unos 90 mil POS, de ellos 15 mil son propiedad del Banco de Costa Rica y ya tienen la posibilidad técnica de leer chip, los 27 mil que pertenecen al Banco Nacional también. Ambos bancos están en un proceso de certificación de estas máquinas. El Banco Nacional trabaja con MasterCard y asegura que estarían listos el 1° de octubre. Estas entidades no tendrían problemas con esa fecha.
Por el lado de Credomatic, actualmente está terminando el reemplazo de máquinas para que antes de fin de año todos los negocios que requieran una POS con lector de chip lo tengan instalado, “pero la utilización del lector de chip de la POS requiere la implementación de un software especializado el cual estamos desarrollando y estará instalado en los próximos meses”, explica Juan Ignacio Cordero, gerente general de Credomatic.
El cambio de tarjetas será un poco más tarde, y durante un periodo convivirá el uso de ambos tipos de plástico.
“El BCR iniciará con sus clientes en 2013 y durante 2014” explica Errol Gamboa, gerente División Tarjetas, del BCR
El resto de los emisores tiene fechas similares. El trabajo tarda, dado que se inicia con las tarjetas de más alto nivel y las que tienen más posibilidad de ser usadas en el extranjero, ya que existen varias ciudades o, sobre todo en Europa que no reciben pagos con tarjetas de banda magnética, por lo que al viajar tendría que arriesgarse a portar efectivo.
Como consumidor estos cambios le afectarán de manera positiva. El sistema de chip le da la seguridad de que no se clonará su tarjeta, así que usted podrá ahorrarse miles de colones en seguros por este rubro.
Además, le permite administrar más de un producto en un mismo plástico, es decir usted puede tener dos servicios del mismo banco (crédito y débito) en una sola tarjeta.
Dado que el chip es una microcomputadora que puede almacenar mucha más información que la banda, también permitirá administrar programas de lealtad (millas, cashback), diferenciación de compras (como tasa cero), información personal o identificación (como solicitar que usted digite su contraseña en el POS para que aunque roben su tarjeta no puedan usarla), y otras facilidades que brinden valores agregados a los medios de pago.
Entre estas últimas, en Costa Rica se coordina la posibilidad de que se use el certificado de firma digital dentro de esa misma tarjeta, así usted no tendrá que cancelar aparte ni tener otro plástico en la billetera, pero lo más importante, le dará mayor seguridad en transacciones en la web.
“El certificado digital es una excelente opción porque está amparado a una ley que regula el uso de medios de pago electrónicos, el Banco Nacional está coordinando con el Banco Central para incorporarlo por etapas, realizando una segmentación de los clientes más propensos al riesgo y al uso de las transacciones electrónicas y brindarles esta facilidad”, explica Marco Vinicio Calderón, director de Medios Electrónicos de Pago del Banco Nacional.
En el país ya existen 27 mil certificados digitales (emitidos por los bancos) que se usan para autenticarse y firmar transacciones en 24 entidades entre ellas la Caja, el Tribunal de Elecciones, Hacienda y el Poder judicial.
Además de todos los valores agregados del chip, es una realidad en la que Costa Rica no puede quedarse atrás. Los países de Centroamérica ya están dando pasos hacia el uso del chip. Guatemala estrenó en julio sus primeras tarjetas con este dispositivo de la marca VISA y la semana pasada, el director de MasterCard para Costa Rica, Guatemala y Panamá, Gabriel Pascual, aseguró en conferencia de prensa también en Guatemala que “estamos trabajando con todos los emisores de la región centroamericana en la migración de tarjeta con banda hacia tarjetas con banda y chip, o sea con la doble modalidad. Esperamos que a partir de octubre de este año podamos comenzar a ver cambios a nivel de terminales y posteriormente a nivel de plásticos”.
De ser así serán cada más vulnerables los países como Costa Rica, que no tienen esa tecnología, los blancos más apetecidos por las bandas que se dedican al fraude con tarjetas a nivel internacional.



Carolina Acuña
[email protected]