Enviar

Más impuestos, menos retornos

Cualquiera que hubiese sido el resultado electoral del pasado martes en Estados Unidos, al menos una variable sería una constante, el aumento de los impuestos. Si bien las propuestas de los candidatos eran distintas, el propósito en el fondo era el mismo, cubrir el déficit fiscal.
El mercado está consciente de esto y por ello ha reaccionado a la baja en los días posteriores a la reelección de Obama, lo propio hubiese ocurrido con Romney, quizás no tan inmediato ya que hubiese tenido que esperar a tomar el puesto y luego comenzar a realizar sus ajustes, pero el mercado de todas maneras hubiera estado muy atento.
Lo que espera el mercado es que al incrementar los impuestos, los pagos de dividendos a los accionistas se vean disminuidos, lo que podría obligar a las empresas a buscar formas alternativas de compensar a sus inversionistas; sin embargo, cualquiera de ellas que termine representando una ganancia de capital (entiéndase como tal, haber obtenido un activo o beneficio a un precio bajo para luego venderlo en el mercado a un precio mayor), podría estar sujeta al pago de una tasa impositiva del 23,8% (esta tasa es específica para las ganancias de capital).
Del mismo modo, la administración Obama planea incrementar la tasa impositiva del 35% al 39,5% y reducir las exenciones de varias actividades, lo que en definitiva afectaría las ganancias de los inversionistas, los cuales podrían moverse hacia otros activos o mercados con tasas impositivas menores.
Ante esta potencial amenaza, las empresas han comenzado a considerar el adelanto del pago de dividendos, con el fin de disminuir el impacto sobre los accionistas del incremento de impuestos; de igual forma se espera que muchas empresas multinacionales reporten ganancias en sus divisiones foráneas para tratar de disminuir el impacto sobre las ganancias.
Por otra parte, el incremento en los impuestos va a tener un impacto sobre los costos de financiamiento de las empresas lo que aumentaría su costo de capital y reduciría las ganancias corporativas; sin embargo, se espera que Obama tome medidas para potenciar el mercado hipotecario lo que podría atenuar el impacto sobre la tasa de interés.
Los tenedores de bonos están mucho más animados, porque por una parte el incremento en las tasas de interés les permitiría obtener mejores retornos, pero la aplicación de planes de ayuda al sector hipotecario, podría impulsar los precios de los títulos valores generando ganancias de capital, que si bien pudieran ser objeto de impuesto, quizás sean lo suficientemente atractivas como para compensarlo. La recomendación es evaluar sus opciones de inmediato, y buscar alternativas ya que 2013 está a la vuelta de la esquina.

Alfredo Puerta, MBA
alfredo.puerta@estrategia-financiera.net
Twitter @alfredopuerta

 

Ver comentarios