Más colegios privados incorporan robótica a las aulas
Lorna Peraza, propietaria del Genius Lab, y Hazel González, encargada de admisiones del Pan-American School, en el taller de robótica educativa. Gerson Vargas/La República
Enviar

Tecnología estimula el desarrollo del razonamiento y la lógica

Más colegios privados incorporan robótica a las aulas

Aprendizaje inicia desde las edades más tempranas

Cada vez son más los colegios privados que están incorporando la robótica como parte de su oferta educativa.
Se trata de estimular el desarrollo del razonamiento y la lógica mediante creaciones propias a través de la tecnología.

201502262253510.n66.jpg
Algunas instituciones ofrecen talleres opcionales dos o tres veces por semana para los estudiantes, mientras en otras ya es una materia obligatoria.
Está comprobado que el ejercicio mental mejora los resultados de los estudiantes en pruebas nacionales como el bachillerato e internacionales, como PISA.
Además facilita, el ingreso a universidades, porque permite alcanzar resultados más altos en los exámenes de admisión.
La clave de la robótica es que faculta la resolución de problemas cotidianos desde muy temprana edad.
“Es un pensamiento crítico-analítico. El trabajo en equipo y la frustración activan el cerebro a pensar distinto”, dijo Lorna Peraza, propietaria del Genius Lab.
Peraza está certificada por la Robotics Carnegie Mellon Academy de Estados Unidos, e imparte cursos en los centros educativos.
El Pan-American School, International Christian School, Saint Paul, Santa Cecilia, Santa Teresa Golden Valley School y New Hope son solo algunos de ellos.
El Genius Lab inició con dos colegios hace año y medio. Hoy imparte robótica en 15 centros educativos.
Los cursos tienen una duración de 15 a 18 semanas. La idea es que los niños inicien con los talleres a partir de los cuatro años hasta los 15.
Construcción, diagramación, ingeniería, matemática y física son parte de las habilidades que los estudiantes desarrollan.
En las clases se está en contacto con robots, computadoras y sensores de movimiento, colores, tacto y luz.
“Nosotros ofrecemos el curso de robótica desde preparatoria hasta sexto grado. En estas clases aprenden a ser más creativos y a tomar decisiones. Tenemos tres grupos de 20 niños cada uno”, comentó Marcela Carvajal, coordinadora del After School del Saint Paul.
El Colegio Saint Clare, por su parte, decidió abrir su propia escuela de robótica, a la que asisten desde cuarto grado hasta noveno año.
“La intención es estimular desde la motora fina hasta el pensamiento lógico matemático. Tenemos un laboratorio propio, que incluso nos permitió participar en las olimpiadas de robótica el año pasado”, dijo Pamela Trejos, profesora.
Entretanto, el SEK es uno de los primeros en incluir la robótica como parte de la malla curricular, es decir, como una materia propia.
“El colegio desde el año pasado empezó un plan piloto, y este año es una realidad desde kínder hasta octavo, preescolar, primaria y secundaria. Es un especialista el que lo está haciendo, son diferentes beneficios”, comentó Ana María Gutiérrez, directora de Admisiones del SEK.

María Siu Lanzas
[email protected]


Ver comentarios