Enviar
Viernes 18 Febrero, 2011

Más arroz a menor precio

Los precios de los alimentos agrícolas que constituyen la base alimentaria mundial se han disparado en los últimos meses y algunos granos, como el arroz han llegado a más de mil dólares la tonelada.
La escalada del precio del arroz supone un nuevo manantial de ingresos para Tailandia y Vietnam, los mayores exportadores, pero para el resto de los países de Asia que son importadores, es como una bomba de tiempo que amenaza con desatar el caos social.
Según las agencias de la Organización de las Naciones Unidas, países de Asia, Africa y el Caribe están ya frente al espectro de una hambruna, y los expertos coinciden en que esta crisis, se debe a un conjunto de factores que interactúan entre ellos: las malas cosechas, el bajo nivel de las existencias, la pujanza de los países emergentes, sobre todo China y la India casi el 40% de la población mundial, el crecimiento demográfico mundial 75 millones de personas al año, el cambio climático que provoca desastres naturales, como sequías e inundaciones, la falta de agua, el aumento espectacular del precio del petróleo, y el uso cada vez mayor de cereales para producir biocombustibles.
La mayor parte de la expansión del comercio registrada en los dos últimos decenios fue cubierta por los exportadores habituales. Concretamente, Tailandia, que se ha mantenido como principal exportador de arroz desde 1980, Vietnam que ha efectuado algunas incursiones importantes, convirtiéndose en el decenio del noventa en la segunda fuente de suministros comerciales, una posición que se vio eclipsada al comienzo de los años 2000, cuando la India comenzó a conceder subvenciones a la exportación.
Sin embargo, a pesar de los cambios registrados en las posiciones relativas de los principales exportadores, todavía en el mercado internacional del arroz, la oferta está muy concentrada, ya que los cuatro principales países exportadores (Tailandia, la India, Vietnam y los Estados Unidos) suministran el 66% del comercio, y los diez principales más del 90%.
En 2010, el presidente de los productores de la Corporación Arrocera Nacional, Oscar Campos, había solicitado una declaratoria de emergencia alimentaria, para reactivar la producción granelera. No obstante, la reacción del gobierno no se hizo esperar ya que Mayi Antillón, ministra de Economía, Industria y Comercio dijo, que han venido trabajando en el desarrollo de una política integral, dirigida al incremento en la productividad del sector con énfasis en los pequeños productores.
Finalmente, la decodificación del genoma del arroz y el desarrollo de la biotecnología, evidentemente indican una nueva era, no solo en lo que se refiere a compartir conocimientos por parte del sector privado en bien de la humanidad, sino también al uso de la ciencia para ayudar al campesino a mejorar y aumentar su producción y rentabilidad en beneficio de todos.

Luis Fernando Allen Forbes