Logo La República

Sábado, 25 de septiembre de 2021



NOTA DE TANO


Más fácil despedazar a 1, que cuestionar a 11

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Viernes 20 noviembre, 2020

celso borges

Terminado el juego entre el País Vasco y la Selección Nacional, el técnico Rónald González fue lanzado al paredón de fusilamiento y acribillado.

Pedir la cabeza del entrenador fue el objetivo inmediato de casi, casi toda la prensa deportiva criolla y por el afán de decapitarlo, se les olvidó comentar del partido, el mejor, o el menos malo de la Tricolor de los últimos cuatro.

Llama la atención, por ejemplo, escuchar las quejas de que Rónald González debe dejar de convocar a “sus amigos” a la “Sele”, pero nadie dice cuáles son esos amigos.

Otros denuncian que la Selección Nacional es un argollero y que esa argolla hay que deshacerla. Pero no escucho los nombres de los jugadores que la forman.

Como escribimos ayer, es muy fácil afirmar que Rónald es un argollero, pero quienes así lo califican, no tienen el valor de escribir los nombres de los jugadores que forman esa argolla y pedir que los echen.

Lea más: Selección Nacional: seis años sin avances

No escucho a ningún detractor del técnico, decir públicamente con nombres y apellidos, qué futbolistas deben ser excluidos del seleccionado. No se animan.

Simplemente destrozan al técnico y punto.

En “La Extra” del miércoles, Leroy Lewis escribió esta joya: “yo me hubiera conformado con el empate, pero hacer cambios a tres minutos de terminar el partido, lo veo como una decisión totalmente equivocada”.

¡Dios Santo!

Leroy hubiera sostenido el empate de un partido intrascendente, no oficial, amistoso, en lugar de darle minutos a Felicio Brown para que tuviera otra oportunidad de mostrarse.

A Rónald no le interesaba sostener un empate que no definía nada. Su obligación como técnico responsable, es foguear a sus jugadores, máxime que hasta marzo 2021 habrá nuevas confrontaciones.

Lea más: Ningún técnico de Costa Rica completó un ciclo mayor a cuatro años

La Selección Nacional que paró González en Eibar, es lo mejor que hoy tenemos.

¡Eso es lo que tenemos!

Quizá dos o tres futbolistas más y punto.

Se jugó un partido decente; se perdió por falta de concentración en el último suspiro; jugadores como Gamboa y Celso jugaron su mejor partido en muchos meses.

Luis Díaz, Allan Cruz, Bernald Alfaro son focos de luz.

Entonces, sean valientes en la crítica y así como piden la cabeza del entrenador, digan y escriban los nombres de los futbolistas amigos del técnico y argolleros que igual deberían irse del seleccionado.

Y de una vez, escriban los nombres de los futbolistas que convocarían, de ese mar de excelencia que es el Apertura del fútbol nacional.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.