Logo La República

Jueves, 19 de mayo de 2022



FORO DE LECTORES


Más empuje digital: ¿Lo estamos implementando de manera correcta?

Brayan Bolaños Bolaños bbolanos@ulacit.ac.cr | Miércoles 23 marzo, 2022

Brayan Bolaños Bolaños

El impulso digitalizador avanza entre los directivos, pero definitivamente tenemos que aceptar que no consigue respirarse en todos los ámbitos de la empresa. El factor pandemia ha sido un importante acelerador. Las empresas han tenido que adaptarse y digitalizarse y cerca del 88% ha incorporado o reforzado herramientas y procesos digitales por el virus que nos sorprendió a finales de 2019. Pero no debemos perder de vista que se ha avanzado mucho más en estos tres últimos años que en todos los anteriores. Otro punto relevante es que la dirección de empresas cada vez se ocupa más en liderar la estrategia digital y lo hace en el 60% de los casos, ahora el triple que en el 2015, cuando a la cabeza de ese liderazgo estaban los aspectos de marketing y ventas. Pero aún hay importantes tareas pendientes: hemos logrado ser más hábiles a nivel operativo digital, también en comunicación, aprendizaje, bienestar, compromiso y gestión de equipos, aspectos que se han integrado en el día a día, pero tenemos la gran deuda de que no hemos avanzado a un nivel transcendente porque los directivos no han dado el salto a lo estratégico en aspectos como la incorporación plena de sus colaboradores, y, entre otros, el cultivo del prestigio o relevancia de la compañía en el mundo online.

Si bien la ayuda de la tecnología sigue siendo la prioridad en todos los métodos de adaptación digital, el talento y los lideres son los apartados más significativos para embarcarse con éxito en este viaje. La dimensión de las personas en estas transformaciones se ha convertido en la clave para liberar valor y garantizar la sostenibilidad de los cambios. Apoyar con éxito la transformación digital de las organizaciones es el nuevo desafío de los directivos. La era digital está transformando de manera acelerada el cómo operan estas organizaciones, y obligándolas a desarrollar nuevas formas de pensar sobre la prestación de servicios y sobre cómo adquirir los nuevos conocimientos.

Considero que estos podrían ser algunos de los retos fundamentales del líder para contribuir eficazmente a la transformación digital de su organización:

1 - Integrar el talento de los Millennials:

En cuanto a la generación de los Millennials, este grupo etario, usualmente, muestra mucho compromiso, pero no con las instituciones, sino con ellos mismos, y no les asusta cambiar de trabajo. Priorizan el equilibrio entre lo laboral y lo personal, les gusta emprender y aprender, así como participar en la toma de decisiones. Los gerentes deberían saber empatizar con ellos, comprometerlos con la estrategia de la empresa y procurar el trabajo en equipo.

2- Adaptar a los profesionales “senior” al nuevo entorno

Los profesionales de las generaciones de Baby Boomers y Generación X, en general, son comprometidos, fieles a su vida profesional y buenos para crear equipos. Los primeros esperan del trabajo seguridad y estabilidad; los segundos, buscan, sobre todo, desarrollo profesional, aunque se lo piensan antes de cambiar de trabajo. Están habituados a Internet, pero les cuesta asimilar los cambios y oportunidades que trae la revolución digital. Es aquí donde los directivos han de saber aprovechar el potencial y la capacidad de contribución para incorporarlos a los resultados finales, resultados que pueden verse realmente enriquecidos por la participación de los colaboradores. También la dirección debe trabajar para que estos grupos entiendan los cambios que conlleva el nuevo entorno VUCA y cómo los cambios digitales afectan a su organización y a su propio trabajo. Entiéndase por VUCA, según sus siglas en inglés, como la suma de los conceptos volatilidad, incertidumbre, complejidad, y ambigüedad, conceptos a tomar en cuenta por la velocidad en que en actualmente se efectúan cambios trascendentes, la incertidumbre que esto ocasiona, la complejidad para dilucidar los contextos y, por tanto, la ambigüedad como resultado de todo lo anterior.

3 - Apoyar e investir de poder a los empleados

La transformación que trae el ya mencionado entorno VUCA y toda la revolución digital no son una cuestión de competencia como sí de una nueva visión, una nueva cultura, una nueva forma de ser y hacer. Los directivos deben jugar un papel clave, dejar a un lado el egocentrismo y dar responsabilidades y confianza a los colaboradores, para así permitirles explorar y aprender, para que puedan desechar la obsolescencia de su conjunto de conocimientos, y logren incorporar nuevas habilidades. Los directivos, con generosidad, deben nutrir a los empleados ayudándolos a comprender los múltiples nuevos puntos de vista y a entender a la organización como un ecosistema que interactúa entre sí.

4 - Promover el compromiso de los colaboradores con el cambio y la consiguiente obtención de resultados

Está demostrado que un adecuado liderazgo contribuye relevantemente en el nivel de motivación y compromiso de las personas. Por lo tanto, existe una estrecha correlación entre la motivación y el compromiso con los resultados organizativos. Los métodos de cambio que trae la revolución digital y la redefinición del negocio afectan las formas de pensar y de trabajo, y muchas personas se resisten al cambio. Definitivamente, los directivos, con sentido de generosidad y liderazgo, deben posicionarse entre el caos del cambio y el temor de sus colaboradores, y utilizar la experiencia, la transparencia, conocimientos y cultura organizacional, para ayudar al equipo a comprender y participar de mejor forma en todos los cambios necesarios. Para implementar una transformación en toda la compañía, los directivos tienen que traducir esta evolución cultural en objetivos individuales que los colaboradores han de incorporar y tomar como propios.






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.