Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



MAGAZINE


Más de Cabernet Franc

| Viernes 03 abril, 2009



Más de Cabernet Franc


Saber que esta cepa tiene otros nombres en regiones distantes de Burdeos es interesante.
Pero hay más, veamos las notas del diccionario del vino: de origen bordelés, al igual que su parienta, la Cabernet Sauvignon, sus granos son esféricos, pequeños y con hollejo fino.
La pulpa moderadamente astringente. Dado que es más pobre en taninos que la sauvignon, da vinos más suaves.
De hecho, en muchos casos se ensamblan ambas variedades para conjugar la agresividad y el color intenso del Sauvignon, con la suavidad cromática y liviandad tánica de la Franc.
En Francia muchas veces se refieren a ambas variedades en conjunto como los “cabernets”.
Algunos investigadores dicen que puede estar emparentada con la variedad Mencia, de amplio uso en Galicia y algunas zonas de Castilla (Bierzo).
Sinónimos: cabernet aunis, burdeas tinto, breton, petit fer, veron, carmenet, bouchet, bordo, grosse vidure, veronais, noir dur, messanges rouge, trouchet noir, capbreton rouge, plant des sables, arrouya, fer servandou, gamput, morenoa, bouchy, petite vidure, petite vignedure, petit vidoure, veron bouchy, kaberne fran, cabernet franco, plant breton, acheria, hartling, aceria.
Específicamente en otras notas que nos vienen de Chile vemos los siguientes comentarios: esta cepa puede presentar colores intensos de la gama de los rojos rubí, profundos y con propiedad; recordamos las sensaciones del terciopelo, incluso toques azulados en casos de varietales jóvenes.
En la nariz el aroma es intenso y con personalidad en caso de varietales jóvenes, con toques a pimiento verde, por eso se mencionan las características vegetales del aroma.
Desde luego en los de guarda o reserva encontramos aromas a madera característicos de la barrica donde fue envejecido, vainilla; se potencian la pimienta y especias aumentando la sensación de intensidad y estructura compleja, incluso encontramos aromas a frutas cocidas o mermelada, cuero y humo.
En la boca básicamente debemos buscar que las sensaciones de la nariz sean correspondientes con los sabores en el paladar. Encontraremos sabores complejos, con personalidad y aristas a frutas rojas y negras (frambuesas, frutillas, moras, guindas y arándanos), pimientos verde y rojo, chocolate amargo, pimienta, vainilla y cuero en caso de los vinos de guarda, con toques mentolados y terrosos. ¡Anímese a investigar este cepaje!

¡Buen provecho y hasta la semana entrante!