Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



COLUMNISTAS


Marketing es de lo más simple

Leopoldo Barrionuevo [email protected] | Sábado 11 septiembre, 2010



Elogios
Marketing es de lo más simple

Usted es un pequeño empresario y a veces es el único que trabaja en su empresa. Pertenece a los cientos de miles de organizaciones que sostienen la economía de nuestros países, recaudan y pagan impuestos y generan empleos.
Sus posibilidades de crecer, desarrollarse y obtener el máximo de su pequeña inversión depende de unas pocas normas que le sugiero imprimir y pegar para su uso cotidiano en un lugar donde tenga ocasión de recordarlas con frecuencia hasta el momento en que se conviertan en mandatos, a saber:
1. Conozca en detalle la lista de sus clientes, quiénes son, cómo viven, qué consumen y cómo le pagan. También en qué creen y confían y muy importante por qué le compran, qué es lo que usted y su negocio poseen como atractivo para ellos.
2. Verifique si conoce los beneficios que tiene su negocio, sus productos y su servicio por lo que debieran guardarle fidelidad de compra.
3. Defina qué otros productos debiera agregar para satisfacerlos y si puede ofrecer un precio competitivo en ellos aunque sacrifique algún margen sin llegar a una guerra de precios.
4. Registre a sus clientes en su laptop (no puedo imaginar que no la posea o que esté jugando como un adolescente con ella para otros menesteres que no sean los del negocio).
5. Busque un motivo de ventaja competitiva que pueda fijar como idea distintiva de su negocio con el nombre escogido y una frase definitoria de lo distintivo de la empresa, algo que pudiera perdurar a través de los años, como:“Leonisa, el brasier que sí modela”; “Jack’s con sabor a juventud; Lacsa,“ nos encanta la gente; Imperial, “gusto grande para gente grande”, “Dos pinos, siempre con algo mejor”…
6. Recuerde que cuando se escoge una imagen no debe ser cambiada porque cada mensaje va en la misma dirección y no forma posicionamiento sino a través de los años, porque usted puede cansarse pero el cliente, no.
7. Y por sobre todas las cosas sea consistente y mantenga un servicio al cliente excepcional y llame a su empresa o haga llamar para asegurarse que su gente no se olvide de proporcionarlo.
8. Insista en todo momento en sostener un mensaje boca a oreja y agradezca a sus clientes que lo recomienden.
Marketing es la actividad clave de la empresa comercial, es decir, la que debe sobrevivir en base a sus ventas crecientes, sus gastos controlados y su inversión adecuada. No es la función que compete a un departamento, sino a la dirección porque determina el rumbo de la empresa, su constante adaptación al cambio de los tiempos.
Una empresa es una organización humana y está en constante dinámica para sobrevivir, que es su constante, más allá de producir utilidades que es el premio que se obtiene cuando las cosas se hacen bien.
Lo sencillo es elementalmente simple. Nadie que conozca suficientemente un tema ha de cometer la torpeza de complicarlo, por el contrario, el que no sabe algo, el que desconoce las profundidades, necesita dar sensación de navegar en medio de la tempestad.
Observe a los que no saben: necesitan utilizar vocablos de difícil comprensión para disimular su ignorancia, lo que en francés se denomina “pour épater le bourgeois”, algo así como “para deslumbrar al mediocre”.
De tanto intentar hacer difícil al Marketing, que es apenas un quehacer, una actividad, un oficio interesante, los marketineros lo han tornado poco menos que impenetrable, de tal modo que practicarlo pareciera tarea de magos vaticinadores dignos de las profecías de Nostradamus, desde ya, principalmente para ellos mismos.

Leopoldo Barrionuevo
[email protected]