Enviar
Mario se defiende de Angry Birds
Para algunos especialistas las consolas tienen sus días contados, ante la competencia de los dispositivos móviles

Super Mario está demostrando no ser rival para Angry Birds. Los ejecutivos de Nintendo han visto cómo los consumidores gastan unos pocos dólares en comprar aplicaciones como Angry Birds para sus teléfonos inteligentes o tabletas en lugar de cientos de dólares para adquirir productos de la compañía como los dispositivos portátiles 3DS, las consolas Wii y juegos como Mario Kart 7.
El 26 de enero, Nintendo elevó sus pérdidas netas proyectadas para el año fiscal que finaliza en marzo de $260 millones a $838 millones, lo que hace de este el peor año de las tres décadas que lleva fabricando juegos, informa Bloomberg Businessweek.
El presidente de Nintendo, Satoru Iwata, dice que este sombrío panorama es temporal, aunque las ventas de la compañía con sede en Kyoto bajan desde hace dos años.
La Wii U, que saldrá a la venta a tiempo para las fiestas de fin de año de 2012, disipará los temores de que las consolas para juegos tienen los días contados, dice.
La pieza más importante del nuevo sistema es un controlador con pantalla táctil de 6,2 pulgadas, del tamaño aproximado de una tableta, que permite a los usuarios conectarse de manera inalámbrica con la consola y trasladar el contenido entre un televisor de pantalla grande y la pantalla más pequeña del dispositivo.
El jugador puede usar el controlador para modificar los ángulos de cámara en un juego, cambiar la iluminación y pasar la imagen del televisor a la pantalla táctil si alguien quisiera ver televisión. Junto con una amplia variedad de nuevos juegos para la 3DS, la Wii U debería “desmentir algunos informes que sostienen que los dispositivos exclusivos para juegos están llegando a su fin”, señaló Iwata en una llamada en conferencia con inversores.
Hasta ahora, los números dicen otra cosa. Las ventas estadounidenses de software y hardware de videojuegos cayeron 5% el año pasado, según la firma de investigación de mercado NPD Group. Nintendo, que carga con una consola de seis años de antigüedad que no ofrece juegos con gráficos de alta definición, llevó la peor parte en esta caída. Las ventas de la PlayStation 3 de Sony y de la Xbox 360 de Microsoft crecieron en forma combinada un 5% en 2011. La fragmentación del mercado redujo la capacidad de Nintendo para atraer a los desarrolladores de juegos, explicó Iwata.
Para hacer frente a la competencia de los dispositivos móviles, así como de los juegos para Facebook, Sony y Microsoft, comercializan sus aparatos como dispositivos multipropósito que pueden descargar películas y música además de juegos. Gracias al impulso de las ventas de consolas, están atrayendo a más fabricantes de juegos.
“Es evidente que el público de la Wii lentamente se está trasladando a las consolas HD o a los juegos sociales, y es igualmente evidente que las ventas de juegos para celulares están canibalizando las ventas de juegos para consolas portátiles”, dijo Michael Pachter, analista de Wedbush Securities.
Es difícil decir si Nintendo podrá recuperar posiciones, dice Melissa Otto, directora de capital activo de TIAA-CREF, administradora de cuentas de retiro para empleados de instituciones sin fines de lucro. “Tienen un historial fantástico”, añadió. “Tienen una marca maravillosa. Pero la pregunta es: ¿Eso le importa al consumidor ahora?”

Cliff Edwards y Naoko Fujimura
Bloomberg News

Ver comentarios