Maridaje forzado
Enviar

Maridaje forzado

201211152354500.m3.jpg

No podemos detener el proceso de madurez, y evitarlo podría hasta ser negativo, pues la experiencia no se adquiere con el golpe de un rayo, sin embargo, podemos aportar algo para que el proceso sea más rico y lleguemos a mejores estados en menor tiempo.
Al respecto de la gastronomía y su disfrute tenemos algunos consejos, sobre todo al ver a tanta gente que se aferra a clichés y repite cosas como loras solo porque alguien les dijo que así es como se combina, haciendo de la gastronomía un bien de consumo empaquetado y hasta risible.
Se recomienda entender y no memorizar, además, repetir sin saber realmente se nota. Escuche a su interior y a su gusto, si usted no siente lo que le dicen debe sentir, ¡es sencillamente que no lo siente y no puede hacerlo!
Existe en Costa Rica con la revolución gastronómica una gran presión social por saber y “quedar bien”; relájese, el no saber no es el problema, intentar forzar a un paladar emergente lo es.
No tiene que aceptar una combinación de comida y bebida solo porque un especialista frente a usted que recita gloriosas poesías a favor del maridaje (que la mayoría de veces nadie entiende) se lo dice, si a usted no le parece, siga su criterio: la razón es simple, todos partimos de un nivel determinado de experiencia o de conocimiento gustativo y lo más probable es que no coincida con el del más experimentado.
Escuche y anote las recomendaciones pues tendrán sentido cuando usted llegue al nivel de experiencia necesario para poder identificar o apreciar dichas combinaciones.
Tome nota, medite trate de hacer asociaciones que sean basadas en su memoria y no en un cliché europeo o de otras latitudes.
¡Buen provecho y hasta la próxima semana!

Ver comentarios