Enviar
Margen superior de la banda podría ceder

• La presión que ejerce la demanda de divisas sobre el tipo de cambio “rompería” el techo provocando una nueva depreciación del colón

Víctor Sanabria
[email protected]

La cotización del tipo de cambio podría sufrir una nueva y significativa variación en los próximos meses.
Los acontecimientos económicos, tanto a nivel mundial como local, permiten prever que el techo de la banda podría ceder al alza, debido a la presión con que el tipo de cambio lo empuja hacia arriba y al incremento de esta una vez que se manifieste la desaceleración de la inversión extranjera directa, prevista para lo que resta de este año y el próximo.
Estos factores, sumados a las preferencias del público por guardar sus ahorros en dólares, generarán una mayor demanda y menor oferta de divisas, escenario que impone presiones sobre las reservas del Banco Central de Costa Rica (BCCR) y el techo de la banda cambiaria.
“Definitivamente, dadas las presiones existentes por la demanda de divisas es de esperar que el Central suba la banda superior, con el fin de proteger el saldo de las reservas monetarias internacionales. Sin embargo, se espera que esto sea de forma gradual para no generar impactos nocivos en el sector real de la economía”, dijo Eddy Velásquez, corredor de Scotia Valores.
Los especialistas coinciden en que un cambio en el parámetro de las bandas puede darse en cualquier momento, y más aún bajo el escenario actual de crisis en los mercados internacionales.
“Habrá que valorar si en 2009 será necesario modificar el techo de la banda, dados la situación internacional y los requerimientos netos del sector oficial, aunque estos van a ser menores en vista de la evolución reciente del precio de los hidrocarburos. En el caso de que las presiones por la escasez de recursos en el mercado financiero sean sostenidas y crecientes, podría presentarse algún cambio prematuro de la banda”, afirmó Rigoberto Torres, director de la Escuela de Economía de la Universidad Latina.
La presión que ejerce el tipo de cambio ha hecho que el BCCR salga recurrentemente a defender los márgenes de las bandas, en este caso vendiendo dólares para sostener el límite superior mediante la desacumulación de activos de reserva.
“Yo diría que los puede modificar en tres formas: una es dejando de devaluar a seis céntimos diarios, pasando a una tasa de devaluación de nueve o diez céntimos diarios, haciendo más pronunciada la minidevaluación. Otra es subir la banda y seguir manteniendo los seis céntimos; y la tercera es combinar ambas, subir la banda y ajustar la tasa de minidevaluación”, apuntó Juan Muñoz, director de riesgo de Central American Money Market Brokers.
Con este esquema cambiario el BCCR pretende que los agentes económicos asuman el riesgo por tipo de cambio, ya que con el esquema anterior de minidevaluaciones se sabía de antemano en cuánto podía estar el tipo de cambio a futuro.
“Es difícil dar un pronóstico de cuánto debería ser el tipo de cambio para determinada fecha, pero según mis proyecciones, al 30 de enero de 2009 va a ser de ¢554,40; al 31 de marzo, de ¢533,13, y para el 30 de junio del otro años estaría en ¢535,11. Todo va a depender de la presión que pueda tener el tipo de cambio y de cuánto pueda reducirse la inflación”, explicó Fernando Estrada, gerente de Estrategia y Negocios de INS valores.
La recomendación de los especialistas es que quienes posean una deuda en moneda extranjera o sean importadores, consideren en sus presupuestos a cuánto estará el tipo de cambio en fechas futuras, con base en la devaluación que señala el techo de la banda cambiaria, es decir, considerando el peor de los escenarios.
Los exportadores e inversionistas deberán estimar el tipo de cambio considerando la devaluación que señala el piso de la banda cambiaria, el peor escenario para este grupo.
“Si el tipo de cambio se ubica entre el techo y el piso de la banda cambiaria, ambos grupos experimentarán alivio en sus flujos de caja y estabilidad en sus proyecciones de presupuesto y precios”, indicó Rodolfo Chévez, profesor de economía de la Universidad de Costa Rica.
La decisión de pasar al esquema de bandas cambiarias la tomó el BCCR como parte del proyecto de modernización de la política monetaria, que pretende migrar hacia un esquema de “Meta Explícita de Inflación” para Costa Rica, que contempla acciones para reducir la tasa de aumento del nivel de precios en el mediano plazo.
Un elemento esencial para el paso a este proyecto es la reconsideración del esquema de política cambiaria, debido a que el régimen monetario al que se pretende migrar requiere justamente un grado importante de flexibilidad del tipo de cambio.


























































Ver comentarios