Enviar
Parque permanecerá abierto mientras se realizan mejoras en salubridad
Manuel Antonio deberá renovarse en cuatro meses

• Comisión interinstitucional supervisara ejecución de proyectos


Ernesto José Villalobos
evillalobos@larepublica.net

El Parque Nacional Manuel Antonio no será clausurado.
Así quedó definido tras el reconocimiento de las medidas emergentes que tomó la administración de ese paradero turístico, para resolver las carencias que fueron denunciadas hace algunos días.
Este viernes fueron otorgados cuatro meses para construir una planta de tratamiento de aguas negras y residuales, así como nuevas baterías de servicios sanitarios que satisfagan las necesidades de los casi 300 mil visitantes que recibe el parque cada año.
LA REPUBLICA adelantó ayer que la instalación de una batería de cinco servicios sanitarios portátiles sustituirá momentáneamente los baños construidos hace décadas.
Asimismo, la eliminación de dos carrocerías viejas en terrenos del parque erradicará lo que fuera señalado por autoridades de Salubridad Pública, como criaderos del mosquito transmisor del dengue.
Sobre los residuos acumulados durante meses, y que continúan afectando directamente una quebrada cuyo cauce corre paralelo a los tanques sépticos del parque, y que desemboca en la laguna que deben atravesar todos los visitantes, estos serán removidos de inmediato.
La inversión total alcanzará los ¢120 millones, los cuales serán aportados por el Instituto Costarricense de Turismo.
“Analizamos lo que hizo el administrador del parque y lo valoramos dentro del plan que se nos propuso… con esto llegamos a la conclusión de que las condiciones actuales son viables; el Ministerio de Ambiente tendrá hasta la última semana de junio para presentar las obras terminadas, de lo contrario se tomarán las medidas anunciadas”, sostuvo María Luisa Avila, ministra de Salud.
Hasta el jueves en la mañana, las condiciones en Manuel Antonio eran las mismas que durante los últimos años, es decir que se ofrecían servicios insuficientes para la cantidad de personas que ingresan a las playas.
“Los pocos recursos que teníamos disponibles, los destinamos a paliar lo señalado en la orden de salubridad; vamos a arrancar las obras definitivas en cuanto Turismo nos gire los dineros que ofreció”, afirmó Belford Cubillo, administrador del parque.
Durante 2008 la afluencia de visitantes a Manuel Antonio dejó una utilidad cercana a ¢1.200 millones, de los cuales solamente ¢200 millones fueron aprobados como presupuesto para operación del sitio.
A pesar de la noticia, el criterio del municipio de Aguirre es que ellos seguirán presionando para que haya cambios en las condiciones que ofrece el Parque Nacional, pues su administración hasta la fecha “deja mucho que desear”.
“No será hasta que la propia Ministra de Salud tome las cosas en sus manos, que se va a hacer algo… si lo hubieran cerrado durante algunas semanas, estoy seguro de que se haría de inmediato lo que se debió hacer hace años”, indicó Oscar Monge, alcalde de Aguirre.
Ver comentarios