Maniobra de Exxon obligaría a Chávez a reducir gasto
Enviar
Maniobra de Exxon obligaría a Chávez a reducir gasto


Caracas -- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, amenazó con interrumpir los envíos de petróleo a Estados Unidos y librar una “guerra económica” en represalia por la intención de Exxon Mobil Corp. de congelar los activos de la petrolera estatal venezolana en el extranjero.
“Escúcheme señor Bush, señor peligro”, dijo Chávez el 10 de febrero en su programa semanal de televisión. “Si continúa la guerra económica contra Venezuela, el precio del crudo alcanzará los $200. Venezuela emprenderá una guerra económica y más de un país se inclina a unírsenos”.

La maniobra de Exxon podría afectar la popularidad de Chávez, ya que lo obligaría a recortar el gasto. Venezuela depende de los ingresos que obtiene por la venta de petróleo para obtener 90% de sus divisas y la mitad de su ingreso fiscal federal. PDVSA, como se la conoce a Petróleos de Venezuela, también proporciona servicios sociales fuera de presupuesto, como la venta de 252 toneladas de leche en polvo que efectuó la compañía este mes.

La semana pasada, Exxon dijo que obtuvo órdenes de un tribunal para bloquear la venta de activos de PDVSA como parte de la batalla legal por la confiscación de operaciones. Chávez responsabilizó parcialmente al presidente estadounidense George W. Bush del congelamiento y el empeoramiento en las relaciones entre los dos países.
“Exxon es el problema más grave que el gobierno ha enfrentado”, dijo Pedro Benítez, consultor de petróleo y profesor de la Universidad Central de Venezuela. “Claramente su flujo de efectivo es muy limitado”.
La amenaza hecha el domingo por Chávez es la segunda vez en tres meses que advierte sobre una interrupción de los envíos de petróleo a Estados Unidos.
El vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Sean McCormack, dijo que el caso legal entre Exxon y Venezuela “debe resolverse sobre la base de leyes, normas y normas internacionales existentes y aceptados”.
Las amenazas de Chávez podrían ayudar a fortalecer su imagen en el país, y no representan una intención real de interrumpir los suministros, dijo Benítez. Eso se debe a que la mayoría de las refinerías que pueden manejar crudo venezolano se encuentran en Estados Unidos.
Estadísticas muestran que la industria petroquímica de Venezuela depende de la capacidad estadounidense de refinación, dijo el lunes McCormack a reporteros en Washington.
“Según nuestra experiencia en los últimos nueve años, este tipo de amenaza no se cumple”, dijo Benítez. “Sus metas políticas para el año dependen de que los precios del crudo rebasen la barrera de los $100”.
En lugar de interrumpir sus envíos de petróleo, Venezuela quizá podría incumplir el pago de sus obligaciones de deuda externa por $45 mil millones, escribió el lunes en un informe Win Thin, estrategia cambiario sénior de Brown Brothers Harriman & Co. en Nueva York.

Ver comentarios