Enviar
Represión policial de protesta deja dos heridos y cerca de cien detenidos
Manifestantes y policía chocan en Chile

Miles de chilenos tomaron las calles para protestar contra las políticas neoliberales del gobierno

Santiago de Chile
EFE

Las protestas contra la política neoliberal del gobierno de Michelle Bachelet, que continuaban la tarde de ayer con incidentes en la capital chilena, dejan hasta el momento unos 400 detenidos y al menos una veintena de heridos.
A las 17.00 hora local de ayer (21.00 GMT), el número de detenidos ascendía a 400, según las autoridades policiales, que además dieron cuenta de once carabineros heridos en los incidentes ocurridos a lo largo de la jornada.
No existe aún una cifra precisa de heridos entre la población civil, pero -según testigos- al menos una decena de ciudadanos sufrieron lesiones de distinta consideración durante la protesta convocada por organizaciones sindicales.
La mañana de ayer, durante la represión policial a millares de personas que participaron en las protestas resultaron heridos el senador socialista Alejandro Navarro y el poeta Raúl Zurita, premio nacional de Literatura.
Después del mediodía, grupos de manifestantes se enfrentaron a la policía a lo largo de la Alameda Bernardo O'Higgins, la principal avenida de Santiago y en otros puntos céntricos de la capital chilena.
A diferencia de la actitud pacífica que mantuvieron en su mayoría los manifestantes de la mañana, en las escaramuzas vespertinas aparecieron grupos de encapuchados que lanzaron bombas incendiarias contra los policías.
Los incidentes entorpecieron el tránsito de vehículos en el sector, que de todas maneras era menos denso que en una jornada normal.
Numerosas empresas adelantaron la salida de sus empleados, en medio de anuncios de sindicatos de conductores del transporte público de que por seguridad procederán a retirar de las calles sus vehículos a partir de las 22.00 GMT.
El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Arturo Martínez, que calificó la jornada como un éxito, aseguró que a partir de ahora Chile será distinto y presentó un recurso de amparo en favor de los detenidos en un Juzgado de Garantía.
La casi totalidad de los detenidos fueron acusados sólo de desórdenes en la vía pública, por lo que sólo arriesgan el pago de una multa, salvo algunos individuos que fueron sorprendidos con armas de fuego.
La jefatura de Carabineros también presentó disculpas al senador Alejandro Navarro, herido por un efectivo policial que lo golpeó en la nuca con un bastón metálico y anunció una investigación interna para establecer eventuales responsabilidades.
El parlamentario, de todas maneras, dijo que en los próximos días decidirá si presenta una querella contra su agresor.
Por su parte, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, afirmó que en su gobierno los trabajadores “siempre” podrán expresar sus demandas y sus derechos pero pacíficamente, en declaraciones en La Moneda, en cuyo entorno se dispuso un fuerte cerco policial.
“Eso si hay un límite y quiero que todos lo entiendan muy bien”, afirmó Bachelet en alusión a los actos de violencia.
Para ello, dijo a los periodistas “se requiere de diálogo y no de presión, de acuerdos y no de violencia, porque la democracia no necesita desorden ni violencia. Hay espacios en la democracia para expresarse pacíficamente”, recalcó la mandataria socialista.
A la protesta adhirieron unos 20 gremios, entre ellos los profesores, médicos y trabajadores de la Salud, estudiantes y los empleados públicos, además de dirigentes de partidos de izquierda, como el Comunista y el Humanista y las juventudes de la oficialista Concertación.
El presidente de la CUT, Arturo Martínez, afirmó que la movilización buscaba exigir la construcción “de un Estado social, democrático y solidario”.
“Hoy los trabajadores de Chile son más dignos, porque desde muy temprano comenzaron a manifestar su disconformidad por un capitalismo salvaje”, indicó el dirigente.
“Hoy día estamos diciendo escuchen, nosotros también somos Chile”, recalcó.
Martínez recordó que el país vive un nuevo período de vacas gordas y que el Estado dispone de recursos extraordinarios por el alto precio del cobre, el principal producto chileno.
“Nunca antes Chile tuvo tanta riqueza, pero nunca antes hubo tanta inequidad”, agregó Martínez.
El ministro del Interior, Belisario Velasco, calificó la jornada de “relativamente normal” y consideró que “ha habido algunos problemas que ha sido rápidamente solucionados por Carabineros”.
En tanto, el subsecretario del Interior, Felipe Harboe, pidió a la CUT que haga un llamado a sus afiliados a mantener la tranquilidad.
Ver comentarios